www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS FRIKIS DE PEDRO ARRIOLA

sábado 28 de marzo de 2015, 17:56h
Este artículo de Luis María Anson, publicado en el diario El Mundo, ha sido profusamente...

Este artículo de Luis María Anson, publicado en el diario El Mundo, ha sido profusamente comentado en canales de televisión, cadenas de radio y redes sociales. Lo reproducimos a continuación.

“La eminencia gris de Rajoy, el sumo gurú de la Moncloa, el ínclito Pedro Arriola, es hombre muy seguro en sus errores. Ha hecho el más completo ridículo en las elecciones andaluzas, si bien ahora demostrará la capacidad que siempre ha tenido para profetizar el pasado. Declaró con pompa y esplendor que Podemos era un grupo irrelevante de frikis. Y resulta que esos frikis se han convertido en el tercer partido de Andalucía. El PP ha perdido 17 escaños, cediendo 9 a Ciudadanos y 8 a Podemos. El partido de Pablo Iglesias se tiró a la yugular de los comunistas de IU y le mordió otros 7 escaños.

¿Reflexionará Mariano Rajoy sobre el batacazo, que no catástrofe, del PP en las elecciones andaluzas? Esperemos que sí. Un candidato correcto como Moreno, pero sin nervio ni carisma, presagiaba el derrumbamiento. A Rajoy le rodean mujeres y hombres capaces e inteligentes pero ha nombrado o ha permitido nombrar muchas docenas de absolutas mediocridades -secretarios de Estado, subsecretarios, directores generales, presidentes de Comunidad, alcaldes- que esterilizan el funcionamiento de la maquinaria de las Administraciones públicas. El todos valen es una sandez. El nepotismo y el amiguismo han fragilizado al Partido Popular. El dedo del César no es suficiente para crear prestigios.

La hemorragia de votos se ha producido por razones distintas a las reformas laborales. Mariano Rajoy ha hecho una acertada política económica que ha permitido a España salir dignamente de la crisis en la que nos sumió en gran parte Rodríguez Zapatero y sus ocurrencias. En 2012, la prima de riesgo alcanzó los 638 puntos básicos y ahora se mueve en el entorno de los 100. Gran éxito de Rajoy que la objetividad exige reconocer.

Lo que ocurre es que a una parte considerable de los votantes de base, de base ideológica, del PP le importan algunas cosas por encima de la economía: la unidad de España, los principios de derecho público cristiano, el respeto a la propiedad privada y a la sociedad de libre mercado, y la dignidad del Estado. Rajoy ha demostrado una irritante pasividad ante el órdago secesionista en Cataluña; ha incumplido sus promesas sobre la reforma de la ley del aborto y sobre la protección a la familia; ha lanzado a Cristóbal Montoro a aumentar la recaudación a toda costa y ha prorrogado la política zapatética de indignidad nacional ante el terrorismo de Eta.

Al presidente del Gobierno, que ha sido agriamente derrotado en su mano a mano con Susana Díaz, le queda poco tiempo para remediar los errores cometidos, demasiado cercanas las elecciones autonómicas y municipales. Sí puede arreglar algunas cosas de cara a las elecciones generales. Y son muchos los que esperan, los que creen en la recuperación marianita. Lo que no recuperará Rajoy es la oportunidad que ha tenido en esta legislatura para emprender la necesaria reforma constitucional que incorpore al sistema a las nuevas generaciones, divorciadas del régimen, indiferentes al 70%, indignadas al 30%, asqueadas casi al 100%. Y la reforma constitucional o la hacemos ordenadamente desde dentro del sistema o nos la harán revolucionariamente desde fuera”.