www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTE JUEVES RECOGE EL PREMIO CERVANTES

Juan Goytisolo, el escritor aislado que simpatiza con Podemos

martes 21 de abril de 2015, 13:13h
Con pocas palabras y escuetas reflexiones, José Goytisolo ha mantenido este martes un encuentro con la prensa en el que ha compartido sus impresiones sobre el Premio Cervantes, que recogerá de manos del Rey este jueves.

Con un timbre de voz muy escaso y una aclaración contundente a la prensa, “no esperen de mí ningún discurso”, Juan Goytisolo ha participado este martes en un encuentro con los medios de comunicación dos días antes de que los Reyes le hagan entrega del Premio Cervantes.

El escritor de 84 años adopta una actitud de cierto desdén motivada, quizá, por su edad, su sordera, “no soy sordo como una tapia, pero sí como un tabique", y el hartazgo confesado que le provocan los actos institucionales y cualquier compromiso que lo aleje de su actividad predilecta, la escritura en solitario y a mano, lo que lo convierte en un autor ajeno a las innovaciones que puedan perturban el oficio, de ahí que sus libros de referencia sigan siendo El Quijote y La Celestina.

La literatura, Cervantes y el papel de España en el mundo serán los temas sobre los que versará su discurso: “Será breve, diré mucho en pocas palabras”.

Sí ha desvelado lo que ha depositado en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes: el poemario Devocionario con dos citas de San Juan de la Cruz y otro texto inédito del que no ha dado más detalles “por razones particulares”.

Únicamente motivado por las preguntas de los periodistas, ha abandonado tímidamente su hermetismo para afirmar que el premio ha sido una sorpresa y que no ha “movido un dedo” para conseguirlo. Tanto es así que recuerda que cuando le llamó José Ignacio Wert para comunicárselo, ni siquiera sabía que era el ministro de Cultura.

El autor de El circo o Señas de identidad, residente en Marruecos y profundo conocedor de la cultura árabe, cree que ha habido durante años una “voluntad” de no darle el Cervantes, galardón que deja claro que nunca ha dicho que rechazaría: “No se puede rechazar un premio que lleva su nombre”.

Su actitud contestataria como escritor y periodista trasciende a su persona, como demuestra que no vaya a ponerse chaqué para la ceremonia del Cervantes porque, según dice, puestos a “disfrazarse” se pone una chilaba.

“Me siento como un polizón en un transatlántico”, dice Goytisolo al tiempo que comparte su incertidumbre ante los actos protocolarios de esta semana, muy alejados de la actividad solitaria de la escritura, que ejerce por enriquecimiento personal, pues “nunca” ha pretendido “ser el maestro de nadie”.

"Nunca dije que rechazaría el Cervantes. No se puede rechazar un premio que lleva su nombre"

Según el premio Cervantes, el escritor “tiene poca influencia en la sociedad”, al menos en democracia, ya que cree que durante las dictaduras su labor radica en “expresar lo que los demás no pueden decir”. Ahora, ese papel de intelectual, “ha quedado muy difuminado”, afirma el novelista al tiempo que sentencia que “hay que ser modestos; esto hoy no es posible”. Los escritores “no son portavoces de las aspiraciones populares”.

A veces es “bueno” para la literatura que escritores se metan a la política, ha dicho con sorna el ensayista, quien se considera heredero de Americo Castro o Francisco Márquez Villanueva, es decir, de aquellos autores de “tradición crítica” capaces de haber “ampliado el canon”.

Es eso, precisamente, lo que más le satisface de recibir el premio, además de la alegría que ha supuesto para sus amigos, pero insiste en una idea: “Es una fuente de preocupaciones más que de satisfacciones”.

"El escritor tiene poca influencia en la sociedad. El papel de intelectual ha quedado muy difuminado, ya no abre una brecha en el silencio. Hay que ser modestos, hoy esto no es posible".

Preguntado sobre la actualidad, Goytisolo ha tenido duras palabras contra la gestión de la Unión Europa sobre la inmigración: “Es abominable y una vergüenza que no exista una acción común”.

Sobre el soberanismo catalán ha sido tajante que está “en contra de cualquier tipo de nacionalismo” y requerida su opinión sobre la situación política actual, ha sido parco en palabras, pero transparente y coherente con su ideario, sobre todo porque lo acompañaba en el acto el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle: “Hay un ambiente de insatisfacción y hartazgo de la ciudadanía española. Siento mucha simpatía por la gente de Podemos. Se echa en falta la emergencia de una derecha liberal que se aleje del núcleo duro del PP, muy aferrado a los cánones del nacionalsocialismo”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.