www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ELPIDIO SILVA, EL JUEZ NO ES UN CIUDADANO IMPUNE

viernes 24 de abril de 2015, 13:21h
Un juez puede prevaricar, puede delinquir, aunque la verdad es que los jueces y magistrados españoles tienen una larga tradición...
Un juez puede prevaricar, puede delinquir, aunque la verdad es que los jueces y magistrados españoles tienen una larga tradición de honradez y seriedad y rara vez se produce algún caso de prevaricación.

Elpidio Silva ha sido condenado a 17 años de inhabilitación por el caso Blesa. Para sus compañeros que le juzgaron la prevaricación estaba clara. No seré yo el que haga leña del árbol caído pero es necesario aplaudir abiertamente a los que han sido capaces de juzgar con moderación y prudencia, también con profundo sentido de la justicia, a Elpidio Silva como en su día hicieron con Baltasar Garzón.

El riesgo de un juez es la tentación del estrellato. La aspiración a salir en los medios de comunicación y jugar un papel distinto al que le corresponde sitúa al magistrado en el riesgo de la prevaricación, al margen de determinadas venganzas personales, profesionales o ideológicas.

Rara avis en la Administración de la Justicia, Elpidio Silva ha pagado las consecuencias personales y profesionales por su actuación en el caso de un personaje repudiado por la opinión pública y presunto autor de varios delitos, pero que el juez debió tratar con justicia conforme a la ley y no dejarse arrastrar por la inquina personal.

Ante la sentencia confirmada contra el juez Silva, al juez Castro no le llega la camisa al cuerpo en Mallorca. Son muchos los que piensan que ha abusado de su poder en la instrucción de un caso que afecta a una mujer, la cual debe ser tratada como todas las otras mujeres españolas, sin privilegios por ser Infanta, sin ojerizas por ser Infanta.