Ir a versión MÓVIL

www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LAS TERRAZAS

Un edificio protegido en Marbella, en alerta continua por el urbanismo ilegal

viernes 22 de mayo de 2015, 08:43h
Un edificio protegido en Marbella, en alerta continua por el urbanismo ilegal
Ampliar
Las Terrazas de las Lomas del Marbella Club, un edificio diseñado por Fernando Higueras en 1983 y que ya está incluido en el Patrimonio Inmueble de Andalucía, lucha contra el urbanismo salvaje al que, en general, Marbella, se resiste.
Hay una Marbella que sigue existiendo rodeada de verde y con una arquitectura tan cuidada como para estar ya protegida. Es el caso de Las Terrazas de las Lomas del Marbella Club, un edificio diseñado por Fernando Higueras en 1983 y que ya está incluido en el Patrimonio Inmueble de Andalucía. Los propietarios sortearon los peligros del GIL, que no recalificó la parcela de zona verde de delante, aunque sí autorizó una urbanización ilegal cercana, e incluso, el año pasado, se libraron de que se levantara cerca un rascacielos, una vez que los planes urbanísticos nuevos aprobados permitían, imprudentemente, construir. La modificación pretendida por el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Marbella para autorizar los edificios singulares que iban a ser los rascacielos topó con una gran movilización ciudadana que, unidos en una plataforma, consiguieron que el consistorio diera marcha atrás con los planes iniciales. Pero sólo parcialmente.

Cuando el rascacielos del promotor Pedro Rodríguez desapareció de las páginas de los periódicos, los planes siguieron para conseguir edificar unos bloques alejados tanto del tipismo de Melvin Villaroel o de Donald Grey, autores de proyectos como Puente Romano o Las Lomas del Marbella Club o del estilo geométrico de Higueras. Según explicó en su momento Pedro Rodríguez, los nuevos compradores, rusos millonarios, necesitaban vistas al mar, ya muy difíciles de conseguir y unos apartamentos equipados y diseñados a su gusto. El promotor, dueño de Sierra Blanca Estates, reformuló sus planes y llamó al nuevo proyecto The World Marbella, ya que tendría cinco bloques, como cinco continentes hay.


Imagen del antes y el después del entorno.


Según denuncian algunos vecinos y la propia Comunidad de Las Terrazas, el promotor, para conseguir mejores vistas, ha subido la cota de la parcela a base de cientos de camiones de tierra, como se puede apreciar en las fotografías que nos remiten. Algo que, según sus escritos, se lleva haciendo desde 2002, cuando se pusieron las primeras denuncias sin éxito. En las fotos que adjuntan, se ve el edificio de los afectados delante de La Concha, la montaña de Marbella que es una de sus señas de identidad más importante. De hecho, el que el rascacielos rompiera de alguna manera la vista de la montaña desde el mar, como, por el contrario evita hacerlo el edificio de Higueras, fue uno de los motivos por los que la plataforma en su contra consiguiera una amplia movilización.

Según la comunidad, sus denuncias sí han conseguido que, hace unos meses, se condenara a los promotores a reponer la realidad física alterada. Pero no lo han hecho.




Imagen de la supuesta reparación de unas "goteras" (arriba) y ampliación en una de las viviendas.

En el frente opuesto de la parcela recrecida de Rodríguez –y casi contigua a la entrada de Las Terrazas- existe también una casa unifamiliar que ha ido creciendo para estupor de los vecinos de Las Terrazas, que veían cómo un permiso para arreglar unas goteras se estaba convirtiendo en un salvoconducto para aumentar la volumetría y elevar al menos una altura más la casa, con el consiguiente daño paisajístico. La comunidad hace unos días presentó una denuncia en el Ayuntamiento y finalmente ha acudido un inspector de urbanismo, el cual –no sin dificultades y resistencias- ha realizado su informe. Fuentes muy recientes y fidedignas del Ayuntamiento, nos aseguran que no se concederá permiso a dichas ampliaciones abusivas y que la obra será paralizada. Veremos. Pero, si así fuera, habría que felicitar a la administración municipal por la celeridad con que ha actuado para restablecer la norma. En otro caso, seguiremos denunciando la tropelía urbanística. En cuanto al asunto de la subida de cota para el “medio rascacielos”, las fuentes municipales dijeron que estarían atentos. Nosotros, también.

Los vecinos, mientras, aseguran que ellos sí que van a estar muy pendientes de preservar la legalidad y, de paso, que todos aquellos que salgan de Puerto Banús hacia Marbella puedan seguir admirando el edificio diseñado por Higueras, debajo de la Concha. Las Terrazas corresponde a una época en la que el arquitecto madrileño estaba experimentando con el hormigón y con los jardines colgantes, como hizo también en la Punta de la Mona, en Almuñécar años antes y también en Francia, en la Costa Azul. Porque Las Terrazas es su última obra en la Costa del Sol, donde también realizó una promoción en Guadalmina y en Río Real, dos de los enclaves más privilegiados de Marbella.


Las Terrazas.


Curiosamente, muchos años antes, coincide en sus primeras construcciones en Almuñecar con los primeros pasos en la arquitectura de Donald Grey. Los dos conocen a Prieto Moreno, arquitecto conservador de La Alhambra, y padre de la urbanización en La Herradura. Allí, Higueras hace una promoción y, más arriba, Grey, un enamorado de la mejor arquitectura popular española, hace otra, a la que llama San Nicolás. La casualidad hace que los pasos de Grey y de Higueras se toquen casi en Marbella porque, muy cerca de las Terrazas, están Las Lomas del Marbella Club, urbanización protegida también, aunque en un estilo muy distinto al de Higueras. Las dos, en cualquier caso, parten de un respeto hacia un entorno. Donald Grey sigue vivo y se retiró a La Alpujarra, cansado de una costa agredida. Un vecino de Las Terrazas decía ayer: “Marbella es maravillosa y tiene un clima privilegiado. Pero, como cedan a la tentación de convertirla en Benidorm, muchos nos iremos de aquí”. Lo cierto es que, pese a la imagen proyectada durante los años del Gilismo, Marbella sigue siendo una especie de pulmón verde de la costa, gracias a su baja densidad. Queda por ver si se preserva el modelo o se construyen las casas que demandan los nuevos clientes millonarios rusos que, según explicó Pedro Rodríguez en su día, “no les gusta nada la tipología de urbanizaciones de pueblo andaluz”.

Como se cuenta en su ficha de protección, las primeras agresiones a esta joya arquitectónica que son Las Terrazas del Marbella Club vinieron de la mano de los propios vecinos, ya que algunos empezaron a cerrar terrazas o a poner toldos por su cuenta, sin seguir el criterio de la Comunidad. De hecho, se llegó a ir hasta los tribunales. Solventados y corregidos en los 90 esos peligros, además de los del urbanismo de Jesús Gil, los vecinos de Las Terrazas se ven obligados a seguir en alerta.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.