www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TEMOR A LA INGOBERNABILIDAD POR EL PRECEDENTE ANDALUZ Y LA CERCANÍA DE LAS GENERALES

El PP gana las elecciones pero pierde el poder territorial

EL IMPARCIAL/Efe
El PP gana las elecciones pero pierde el poder territorial
Ampliar
El Partido Popular ha ganado las elecciones autonómicas y municipales pese a perder más de 2,5 millones de votos respecto a 2011 y todas las mayorías absolutas en las regiones salvo en Ceuta y Melilla. El Socialista, que se ha dejado 850.000, conserva Asturias, recupera Extremadura y mediante pactos puede gobernar la Comunidad Valenciana o Castilla-La Mancha. El 'bipartidismo' sigue al frente pero debilitado y obligado a entenderse con otras fuerzas, con Andalucía como desalentador precedente. RESULTADOS OFICIALES.

El mapa político nacional cambia significativamente tras las autonómicas y municipales de este 24 de mayo, si bien hay que esperar a las investiduras para conocer no ya el color del ganador sino el del regidor. Si la campaña ha transcurrido en la calle, lo sucesivo ocurrirá en el interior de despachos. Las mayorías absolutas pasan a ser minoritarias.

En el ámbito local, el PP se ha impuesto al PSOE tanto en votos como en concejales. Ciudadanos es la tercera fuerza e IU, cuarta. Podemos no entra en esta enumeración porque sólo ha concurrido como tal en las regiones. No es sin embargo desdeñable el resultado de las listas que ha apoyado, sin ir más lejos, en Madrid y en Barcelona.

El PP también ha vencido en la mayor parte de comunidades, salvando la absoluta tan solo en Ceuta y Melilla y con José Antonio Monago como principal derrotado: el PSOE recupera Extremadura. Recupera Extremadura y mantiene Asturias. El resto de alegrías le deberán llegar a Pedro Sánchez de la mano de acuerdos en el resto de territorios.

Los dos grandes, tocados
El 'bipartidismo' sigue en cabeza, pero debilitado. El PP se ha dejado más de 2,5 millones de votos respecto a 2011 y el PSOE, en torno a 850.000.

El caso de IU es especialmente llamativo: un tercio menos de sufragios y fuera de instituciones tan sensibles como el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. Peor le ha ido a UPyD, hasta el punto de que Rosa Díez ha dado su brazo a torcer y dejará de liderar cuando se celebre el congreso extraordinario del partido. Pero las dimisiones no quedan ahí, el diputado Álvaro Anchuelo ha comunicado este lunes a la Mesa del Congreso que deja su escaño y el partido.

PP y PSOE deberán aprender a convivir con los recién llegados, a negociar y, en consecuencia, a renunciar a parcelas de poder o de programa para alcanzar presidencias y alcaldías. Las urnas obligan a la formación de gobiernos que no podrán dirigir unilateralmente y que habrán de respetar un mayor número de sensibilidades.

Alegría con matices en las dos alternativas
Ciudadanos echa raíces en todo el país, aunque no de la forma esperada. El partido de Albert Rivera no será clave en tantos lugares como hubiera deseado. Sí, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, donde es fundamental para que Cristina Cifuentes logre la Presidencia. La euforia por la notable irrupción no deja de incluir un toque de atención que ha de interpretarse como que, y así lo ha admitido Rivera, les queda mucho por hacer.

Misma sensación en Podemos, que ha comprobado cómo las llamadas candidaturas de confluencia han sido más efectivas que su marca, con un número de delegados tan importante como débil como para no plantear con humildad el camino hacia las generales. Será no obstante parte de gran cantidad de gobiernos regionales y locales sólo un año después de entrar en el Parlamento Europeo.

Futuro próximo
Andalucía, que ha disputado esta jornada en lo local, escribe un precedente poco alentador sobre la continuación del relato de la noche del 24-M. Susana Díaz no ha encontrado la forma de volver a presidir la Junta por la proximidad de su adelanto con este domingo, previo a la madre de todas las convocatorias del año, en la que está en juego La Moncloa.

AUTONOMÍAS

El PP ha perdido las ocho mayorías absolutas que defendía en los comicios, pero se mantiene como partido más votado en todos esos territorios: Madrid, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Castilla y León, La Rioja, Baleares, Murcia y Cantabria. También permanece con más respaldo en Aragón sin mayoría absoluta, como hace cuatro años, al igual que ocurre con UPN en Navarra y CC en Canarias.

El PSOE se convierte en partido más votado en Extremadura y mantiene la primera posición en Asturias, en ambos casos sin mayoría absoluta. La únicas mayorías absoluta son del PP en Ceuta y Melilla. Y a partir de esos datos se abre un panorama de posibles pactos sin precedente en democracia, un escenario que en algunas comunidades puede incluso complicar la formación de gobierno.

En la Comunidad de Madrid, uno de los focos clave de esta cita electoral, el PP ha ganado con 48 escaños, once más que el PSOE. A pesar de haber perdido la mayoría absoluta, Cristina Cifuentes podría pactar con Ciudadanos y la suma le daría 65 escaños, la mayoría suficiente para gobernar, mientras que los socialistas y Podemos quedarían en 64.

Sin embargo, un acuerdo PSOE-Podemos desalojaría a María Dolores de Cospedal del Gobierno de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, donde ha ganado con 16 escaños, a uno de la mayoría absoluta, pero los 14 de los socialistas y los 3 de Podemos convertirían en presidente a Emiliano García-Page.

En la Comunidad Valenciana, el panorama es más complejo aún: el PP vence con 31 asientos en las Corts, pero muy lejos de los 50 necesarios para gobernar en solitario, a los que no llegaría ni con el apoyo de Ciudadanos, que se queda en 13 escaños. La suma de los 23 escaños del PSOE, los 19 de Compromís y los 13 de Podemos permitiría un tripartito de izquierdas en el caso de que se pusieran de acuerdo.

Guillermo Fernández Vara ha sido el candidato más votado en Extremadura, con 30 de los 65 escaños posibles, y será presidente si consigue el apoyo de Podemos, que logra seis parlamentarios. El actual presidente, José Antonio Monago, se ha quedado en 28 escaños. Ciudadanos consigue uno.

También el actual presidente de Asturias, Javier Fernández, queda a expensas de Podemos, pues ha ganado las elecciones con 14 escaños, a nueve de la mayoría absoluta, el mismo número de parlamentarios que ha conseguido el partido de Pablo Iglesias en una comunidad que ha presenciado el hundimiento de Foro Asturias.

El actual presidente de Cantabria, Ignacio Diego, ya ha dado por hecho que no seguirá en el cargo a pesar de ser el más votado con un escaño de distancia sobre el regionalista Miguel Ángel Revilla, que ya ha gobernado en dos ocasiones anteriores con el PSOE, aunque en este caso necesitaría algún apoyo más, bien de Podemos o bien de Ciudadanos.

Ocho grupos parlamentarios habrá en el Parlamento de Baleares, siete en el de Navarra y otros siete en el de Aragón. En esta última autonomía se reparten 67 escaños, de los que el PP ha obtenido 21; el PSOE, 18; Podemos, 14; PAR, 6; Ciudadanos, 5; CHA, 2 e IU, 1. De ese modo, para alcanzar los 34 escaños que dan la mayoría para gobernar, a Luisa Fernanda Rudi no le bastaría el apoyo de Ciudadanos y de su actual socio PAR, mientras que el socialista Javier Lambán podría conseguirlo si convence a Podemos y a CHA.

En el caso de Baleares, el actual presidente, José Ramón Bauzá, ha conseguido volver a ser el más votado, pero sus 20 escaños quedan a 10 de la mayoría absoluta con la que ha gobernado hasta ahora. En el Parlamento balear habrá una ensalada en la que entra el PSOE, con 14 escaños; Podemos, con 10; MES, con 6; El Pi, con 3; MpM, con 3; Ciudadanos, con 2, y Gent per Formentera, con uno. Otro tripartito de izquierdas del PSOE, Podemos y MES permitiría formar gobierno.

Navarra también tendrá siete partidos con representación, con UPN en cabeza con 15 escaños, con lo que necesitaría once más para lograr una mayoría para gobernar, un objetivo que parece difícil de conseguir dada la complejidad del panorama que sale de las urnas. Geroa Bai, con 9 escaños; EH Bildu, con 8; Podemos y PSOE, con 7 cada uno; y PP e I-E (la marca en la que se engloba IU), con dos en cada caso, dibujan un complejo mapa de alianzas incluso para un gobierno en minoría.

Otro parlamento tradicionalmente complejo es el de Canarias, donde Coalición Canaria, en este caso liderada por Fernando Clavijo, ha vuelto a vencer, con 18 escaños, por 15 del PSOE, 12 del PP, 7 de Podemos, 5 de Nueva Canarias y 3 de Agrupación Socialista Gomera (ASG). La gobernabilidad de Canarias, que se garantiza con 31 escaños, pasaría por un acuerdo entre CC y PSOE similar al que se ha producido en la actual legislatura.

Mucho más sencillo será gobernar para Juan Vicente Herrera en Castilla y León, donde se queda a un escaño de la mayoría absoluta, con 42 de 84 procuradores, 17 más que su primer perseguidor, el PSOE.

También en La Rioja Pedro Sanz ha perdido la mayoría absoluta al bajar de 20 a 15 escaños, pero se queda a dos de la mayoría necesaria para gobernar y podría hacerlo con el visto bueno de Ciudadanos, que tiene cuatro representantes, los mismos que Podemos, por diez del PSOE.

Murcia es otro de los bastiones donde el PP ha perdido una histórica mayoría absoluta, pero se ha quedado a un solo escaño de lograrla al sacar 22 de los 45 en juego. En su caso, el PSOE necesitaría sumar sus 13 escaños a los 6 de Podemos y a los 4 de Ciudadanos para desalojarle del poder.


MUNICIPIOS

El PP ha ganado en 38 de las 52 capitales de provincia, aunque ha perdido todas las mayorías absolutas que había conseguido hace cuatro años, de manera que precisará de otros partidos para gobernar, e incluso puede que en algún caso vea en peligro las alcaldías por pactos alternativos de otras formaciones.

Son seis las capitales en las que han vencido los socialistas, Ciudad Real, Lérida, Segovia, Huelva, Tarragona y Soria, la última con mayoría absoluta, y además tienen la llave para gobernar en otras ciudades, siempre y cuando logren pactar con otras fuerzas de la izquierda, como es el caso de Lugo, Valladolid o Toledo.

En Madrid, Esperanza Aguirre ha obtenido el mayor número de votos y escaños, pero si Ahora Madrid, candidatura encabezada por Manuela Carmena y respaldada por Podemos, se coaliga con el PSOE, podrían arrebatarle la Alcaldía.

En Barcelona, la candidatura de Ada Colau también auspiciada por Podemos, Barcelona en Comú, ha vencido en los comicios, con CiU en segundo puesto y otros cinco partidos más en el Consistorio.

Valencia se complica para Rita Barberá. El PP ha obtenido 10 escaños, lejos de los 17 que exige la mayoría absoluta. Compromís se ha hecho con 9; Ciudadanos, con 6 y el PSOE, con 5.

La Coruña es, junto con Barcelona, la otra capital de provincia en la que ha ganado una candidatura vinculada a Podemos, Marea Atlántica, que ha arrebatado al PP su mayoría absoluta. Ambos partidos han logrado diez concejales cada uno, pero el respaldo del PSdG y el BNG puede llevar a Xulio Ferreiro a la alcaldía.

En muchas de las plazas donde el PP ha perdido la mayoría absoluta, el apoyo de otro partido le puede permitir conservar las alcaldías, algo que ocurre en Salamanca, Albacete, Alicante, Almería, Logroño, Ávila o Burgos, entre otras.

En otros casos, como ocurre en Zamora, la pérdida de ediles de los populares puede propiciar que un frente común de oposición dé el Consistorio a IU con el apoyo de los socialistas.

Los nacionalistas del BNG han vencido en Pontevedra, donde ya gobernaba esta formación, y el PNV lo ha hecho en Bilbao, donde podrá gobernar aunque ha perdido su mayoría absoluta, y también en San Sebastián, ciudad donde gobernaba EH-Bildu, ahora relegado al tercer puesto.

UPN es la lista más votada en Pamplona, Coalición Canaria en Santa Cruz de Tenerife y CiU en Gerona.