www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TOCATA Y FUGA DE BARONES Y BARONESAS DE RAJOY

jueves 28 de mayo de 2015, 13:55h
Por fin Mariano Rajoy se ha dado cuenta de que ha perdido las elecciones autonómicas y municipales...
Por fin Mariano Rajoy se ha dado cuenta de que ha perdido las elecciones autonómicas y municipales porque, en política, gana el que alcanza el Gobierno y el PSOE y sus compañeros de viaje se van a alzar con más poder que el PP.

Quienes han obligado al presidente a poner los pies sobre la realidad han sido los barones y baronesas del partido. La tocata y fuga de dirigentes muy destacados del PP ha supuesto un fuerte aldabonazo sobre los portones de Moncloa. Rajoy pensaba permanecer inalterable y mantener todo igual. Los que le rodean así lo afirman. Pero la cascada de dimisiones en el partido le ha hecho comprender que es necesario cambiar algo y en eso está. Hay bastante probabilidad de que sacrifique a María Dolores de Cospedal haciéndola ministra, lo que supondría un nuevo triunfo interno de Soraya Sáenz de Santamaría, según ha manifestado algún destacado dirigente del PP, si bien la vicepresidenta se podría quedar sin el control de los medios de comunicación, sobre todo de las televisiones.

Tal vez por eso se multiplican las voces en Génova pidiendo que Rajoy haga lo mismo que los barones y baronesas en fuga: marcharse. Mi opinión es contraria. La dimisión de Rajoy podría resultar tan contraproducente para el partido como lo fue la de Zapatero para el PSOE ocho meses antes de las elecciones generales de 2011. Lo que tiene sentido común es que Rajoy continúe, haga cambios sustanciales en el partido y en el Gobierno y, sobre todo, que se lance al ruedo haciendo frente a los problemas políticos que están por encima de los éxitos económicos, indiscutibles, que ha conseguido a lo largo de la legislatura.

Las cosas, en fin, empiezan a enderezarse en Moncloa y ojalá que el presidente se dé cuenta de que la insensatez de su política en algunas cuestiones claves le está conduciendo directamente al precipicio en el otoño próximo.