www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PONER ORDEN EN LA CASA DEL PARTIDO POPULAR

viernes 29 de mayo de 2015, 13:25h
¿Se dará cuenta Mariano Rajoy de que el partido se le descompone entre las manos? La lenidad, la pasividad...
¿Se dará cuenta Mariano Rajoy de que el partido se le descompone entre las manos? La lenidad, la pasividad, la modorra, el arriólico no hacer nada porque el tiempo lo arregla todo, han provocado la convulsión del PP en cuanto sus dirigentes y militantes han resultado zarandeados por las urnas.

En Génova se dicen pestes del presidente y, sobre todo, de la vicepresidenta. Algunos barones destacados no disimulan sus críticas. Hablan abiertamente de la necesidad de escabechar a Mariano Rajoy. Una diputada, que se distingue por su inteligencia y sagacidad, ha desarrollado minuciosamente y en público la conveniencia de terminar con el presidente. Los ministros andan divididos y a la greña. El PP de Castilla-La Mancha ha llegado al extremo de repudiar públicamente a un ministro. El presidente de Castilla y León le ha exigido a Rajoy que se mire en el espejo. Vencedor rozando la mayoría absoluta ha decidido retirarse. Varios presidentes autonómicos le han seguido. Esperanza Aguirre, como un boxeador sonado, se dedica a dar palos de ciego. Y Moreno, el andaluz Moreno, la absurda apuesta de Rajoy, sigue siendo una sombra inexistente.

Lo primero que debe hacer Mariano Rajoy es controlar y someter al orden a los disidentes del partido, taponando los excesos públicos a los que algunos se han dedicado. El PP tiene que poner disciplina en su casa si no quiere precipitarse dentro de seis meses en el abismo que supondría la pérdida de las elecciones generales. No es de recibo el espectáculo de desunión que está dando el Partido Popular. Da la sensación que nadie domina, que nadie tiene autoridad, que nadie es capaz de imponer el orden en la sede de Génova.