www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY BAJA AL RUEDO

lunes 22 de junio de 2015, 13:56h
Solo quedan cinco meses y poco más de veinte semanas, con el ferragosto por medio, para revertir el resultado de las elecciones...
Solo quedan cinco meses y poco más de veinte semanas, con el ferragosto por medio, para revertir el resultado de las elecciones. Mariano Rajoy solo ha hecho un cambio: se va a ocupar él directamente de conducir al Partido Popular, en compañía de sus colaboradores más cercanos, para atender la obligada campaña y recuperar votos, con el fin de obtener un resultado decoroso en las elecciones generales.

El éxito económico no es suficiente. Por fin, Mariano Rajoy lo ha comprendido. Es verdad que ha conseguido en poco más de tres años salir del angustioso túnel de la crisis. Hace tres años la prima de riesgo alcanzaba los 638 puntos y el rescate parecía inevitable. Con firmeza, con lucidez, con habilidad, Mariano Rajoy sorteó todos los obstáculos, asumió el desgaste de los recortes y la reforma laboral, y alcanzó el éxito.

Ahora se dispone a pisar el albero del ruedo ibérico. El triunfo económico no basta, entre otras razones porque para un sector considerable de los votantes del Partido Popular la unidad de España está por encima de la prosperidad económica. Y ante el órdago secesionista catalán, el presidente del Gobierno solo ha respondido desde la lenidad, la pachorra y la pasividad.

Mariano Rajoy ha entendido la situación real, tarde pero tal vez a tiempo. Dicen que ha prescindido de Pedro Arriola. No termino de creerlo. Pero, en todo caso, está claro que tiene que pasar de la política de no hacer nada porque el tiempo lo arregla todo a enfrentarse con los problemas políticos de España y esforzarse por solucionarlos en contacto libre y abierto con la gente sencilla. Se terminó la política de la arrogancia, el desprecio, el orgullo, la distancia. Mariano Rajoy solo ganará las elecciones desde la humildad y el contacto con las gentes medias que tradicionalmente han nutrido su partido.