www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS GOZOS Y LAS SOMBRAS

De banderas… a media asta

viernes 26 de junio de 2015, 20:21h
Orgía de imputados. La patria como refugio de trincones, mangantes, comisionistas, puteros y canallas: Samuel Johnson Pixie y Dixie, como diría Carmen Calvo Poyato, la inefable ministra de Incultura que protagonizó inenarrables días de gloria, en plan descogorcio, haciendo honor a su apellido fálico, pero con la ípsilon griega, que imprime carácter. Será la ola de calor, que nos va a dar un algo, pues no está el día en Madrid como para andar pensando, con lo que además cansa.

Huele a tufo hasta en la Alhambra. Golfería elevada al logaritmo neperiano, a cuenta del erario ‘púbico’. Amor de madre: «Mi hijo tiene dinero pa asar una vaca».

Ni bandera pirata, ni bandera arco iris, ni bandera a cuadros, tal cual nos quedamos los mortales a diario al comprobar, estupefactos, que aquí la que no pasa de moda es la bandera del nepotismo y el choriceo, que está el país entero que parece una charcutería de Merca-Sevilla.

¿Y cómo dice que se llama ese país del que me habla? ¿España? ¡Ojito conmigo! Como le espeta la vice al vocero socialista Antonio Hernando: ¡No me insulte, que le leo los labios!

Exhibicionismo patriótico. Es lo que tienen las crisis de identidad pasadas por la thermomix de la propaganda electoral chusquera: que uno ya no sabe a lo que atenerse, si a la ética, a la estética o a las téticas cimbreantes de Rita, portavoz de la Villa y Corte, apuntando al altar mayor de la capilla de la Complutense como los pezones de Afrodita A, la novia de Mazinger Z. ¡Pechos fuera! Herejía de rojos.

Y en estas que para salir del paso, los más avispados suelen encomendarse a los publicistas de cabecera, y no se les ocurre otra cosa que ir por ahí presumiendo de tenerla más larga… la bandera. Premio ‘Sonrisa Vertical’.

En el Teatro Goya se han pasado toda la semana de casting, buscando al mejor coctelero de España. Pero deberían haber organizado el talent show en Ferraz, donde un tal Pedro se ha propuesto pasar de los golpes de pecho a los golpes de efecto, envolviéndose en la enseña rojo y gualda como reclamo para captar adeptos, en un intento de convencer a la asnada de que el candidato Sánchez no es un «patriota de hojalata» (Zapatero dixit) dispuesto a gobernar una «nación discutida y discutible», sino la versión remasterizada de Federico Trillo en los tiempos aciagos de Perejil.

Todavía me dura la conmoción por el alarde escenográfico; aunque dicho quede que a este cronista le parece tan casposo el imaginario republicano como el yugo y las flechas o mismamente el águila de San Juan. ¡Como si no tuviéramos ya bastante motivo para el divertimento con los chapuzones de Cristina Pedroche, la novia del cocinero al que le han birlado del parachoques la estrella del Mercedes! En la Unión de Consumidores deberían abrirle un expediente al SOE por supuesta publicidad engañosa, pues me da a mí que esta España nuestra no resiste la letra pequeña.

El abajo firmante está de librepensadores advenedizos, convencidos de que han inventado la pólvora, hasta el moño, qué coño. ‘Kichi’, el alcalde de Cádiz, ha retirado de su despacho el retrato del Rey y en su lugar ha colgado de la alcayata una foto del anarquista Fermín Salvochea, con un par. Para chulo, mi culo, Teófila.

A mí no me des ideas, Josemari, que me conozco, me vengo arriba y soy capaz de hacer una locura en mi despacho molón, donde cualquier día de estos se cuela un mal aire por la rendija de la ventana y cambio el busto de Su Majestad por una foto de Laura Antonelli, mito erótico in memoriam, toda ella pecado, enseñando el muslamen con la pistola en el liguero mágico de cuando las primeras suecas de Torremolinos, que ya puestos, enardece mucho más el ardor guerrero de los hetero.

Estamos en un plan, que como siga la escalada propagandística por esta senda de la mercadotecnia barata, a Mariano no le va a quedar más remedio que prestarse a un ‘Kardashian’ con sus bermudas a media pantorrilla, o emular los posados veraniegos de Anita Obregón, si quiere rascar bola en las Generales que están por venir. Al paso que vamos, España entera se va a convertir en una ‘Mansión Playboy’ de mil pares y el príncipe de Mónaco va a tener que irse planteando sustituir el ‘Baile de la Rosa’ por la ‘Fiesta de la Banderita’, no vaya a ser, o sea.

Amor constante más allá de la muerte. Amor en tiempos de crisis: ¿Qué-Vedo? Wert o no Wert, he aquí el dilema. Cristina, mi amor, bésame en París, a la orilla del Sena. Polvo seremos, mas polvo enamorado.

Chaves, Griñán, Zarrías y Viera, empitonados por el Supremo. Esto es un no parar. Y digo yo: ¿No traería más cuenta olvidarnos de la transición y comenzar otra vez de cero, lo que viene siendo el Begin the Beguine de Garci?

La instantánea del comandante Iglesias y de la activista Colau encerrados en un ascensor del Ayuntamiento de Barcelona, bien pudiera ser la crónica premonitoria de la encerrona que está por venir, aunque a la pareja de Ada lo va a pillar bien colocado como asesor en el partido, no vaya a ser. Su amada ordena a la Guardia Urbana que meta en vereda a los top manta; y en Cibeles, la alcaldesa Carmena da sus bendiciones a una redada anti mendigos, superando por la derecha a Esperanza Aguirre, y no contenta con ello, ficha de paso al marido de su sobrina.

No me extraña que el gato tenga estrés; que el cultivo mundial de adormidera haya batido su propia plusmarca; y que Miguel Ángel Revilla, rey del Mambo y de las anchoas del Cantábrico, vuelva al trono de Santander, mientras Risto Mejide se hace un selfie monárquico con los reyes.

Masacre terrorista en Túnez y en Francia. Se me han quitado de golpe las ganas de guasa. Iba de banderas. Y he acabado poniendo punto y final a este divertimento, en contra de mi voluntad, con una bandera izada a media asta. Si este es el mundo con el que sueñan algunos tarados que nunca deberían de haberse apeado de los árboles, apaga y vámonos.

José Antonio Ruiz

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios