www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿Por qué ha estallado la guerra del tenis?

domingo 28 de junio de 2015, 16:58h
Este domingo se antoja como el primer peldaño para activar el deshielo en el deporte de la raqueta nacional. No en vano, la Real Federación Española de Tenis ha convocado a los jugadores capitales del tenis patrio a una reunión en un hotel de Londres, ciudad en la que se desarrollará el ilustre torneo de Wimbledon la próxima semana. Previamente, deportistas y entrenadores han acordado compartir encierro para aunar posturas en el análisis de la situación. "Lo que tenemos que hacer es evitar que sucedan estas cosas. No es bueno para nuestro deporte ver todos los días toda esta polémica en los medios de comunicación; no ayuda con los patrocinadores ni a que la gente se involucre e interese por este deporte", aseguraba Rafa Nadal, campeón de cuatro Copas Davis (2004, 2008, 2009 y 2011) en la sala de prensa del All England Club. Parecería que el tétrico escenario que ha provocado el descarrilamiento de las opiniones de los protagonistas en los últimos tiempos ha dejado paso a una porción de aire fresco que relaje el ambiente.

Aunque la explosión de los tenistas contra su federación se hiciera explícita con el nombramiento de Gala León -con descontento radical de los jugadores por su ausencia de relevancia en la elección de la capitana y la entrega de poderes casi absolutos a la recién elegida-, el paisaje de este collage indigesto no dibuja un trazo plano sino poliédrico. Las acusaciones de machismo por parte del bando federativo y las burlas a la importancia tenística histórica de la capitana de nuevo cuño, verbalizadas por Feliciano López, Fernando Verdasco y compañía, confeccionaron la suciedad ambiental que ha contaminado y complicado hasta el escorzo la presencia competitiva española en la próxima empresa a afrontar en la Davis. Tan sólo David Ferrer se ha desmarcado de la refriega. Nadal, ahora conciliador, no ha limitado su crítica como tampoco lo hiciera con los horarios y calendario que confecciona la ATP.

Este último punto, el de la congestión de torneos y fechas, provocó que antes de la llegada de Gala León los primeros espadas españoles fueran excluyéndose del torneo internacional por selecciones, hasta tal punto de pelear y perder la categoría en Brasil con Moyá como capitán, Bautista y un lesionado Andújar como referentes individuales. La fuga de la Davis había empezado a susurrarse con Corretja como capitán, tras perder la final de Praga, pero la marcha de Moyá, amigo de Nadal, y la elección de León precipitaron que la situación previa disparara su trascendencia por el pulso crudo entre jugadores y federación.

Por otro lado, y para aliñar el terrible estado de salud del tenis nacional, el máximo mandatario de la federación, José Luis Escañuela, encontró al fin el tope gubernamental a su repudia de las obligaciones para con la transparencia de cuentas. El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) acordó la semana pasada suspenderle en el ejercicio de sus funciones por un mes debido a su "absoluta falta de respeto al ordenamiento legal aplicable". "No voy a consentir al señor Cardenal que intente hacerme pasar por un chorizo", reaccionó el dirigente al tiempo que Gala León, que deberá escudriñar para sacar una lista de tenistas que viajen a Rusia para competir en la eliminatoria del 127 de julio, se definía como un "icono" y diagnosticaba, quizá, uno de los ingredientes de la situación que se anunció antes de su llegada: "La Davis no puede competir económicamente con los torneos profesionales".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios