www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

QUE PAGUE EUROPA

sábado 04 de julio de 2015, 17:45h
“Los listos viven de los tontos y los tontos de su trabajo”, escribió mi inolvidado amigo Indro Montanelli...

Este artículo de Luis María Anson, publicado en el diario EL MUNDO, ha sido ampliamente reproducido y comentado en medios de comunicación impresos y en las redes digitales. Lo publicamos a continuación.

“Los listos viven de los tontos y los tontos de su trabajo”, escribió mi inolvidado amigo Indro Montanelli, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades y autor de la más sagaz, la más profunda, la más divertida historia de los griegos. En Europa los listos, según el gran periodista, están en la Romania: España, Italia, Grecia, Portugal, Francia; y los tontos son la Germania, es decir las naciones centroeuropeas encabezadas por la República Federal Alemana.

Los listos se han beneficiado de las copiosas ayudas comunitarias, sobre todo en infraestructuras. Algunos países han demostrado su agradecimiento engañando a sus socios europeos con la estimulación de una economía sumergida para sortear los impuestos y controles de la Europa unida. Lo que ha pasado es que Alemania se cansó de ser el pardillo de la banda y ha empezado a exigir a las naciones del sur que cumplan con sus obligaciones. Zapatero, por ejemplo, se dedicó al derroche: cheque vivienda, cheque bebé, reducción a 20 las peonadas del Per, subsidios incesantes, subvenciones para las más pintorescas asociaciones, fundaciones fantasmas, innumerables camelancias, puestos de trabajo para parientes, amiguetes y paniaguados en las tres Administraciones y en los millares de empresas públicas casi todas deficitarias pero creadas para ejercer con comodidad el nepotismo. Total: que Alemania exigió a Zapatero el control del déficit, si no quería ser intervenido, y el líder socialista tuvo que disminuir los sueldos de los funcionarios, contener sus ocurrencias sobre el gasto público y, finalmente, acosado por la irritación de los que perdían sus prebendas, renunciar a presentarse a la presidencia del Gobierno.

El problema de Grecia no puede ser más sencillo: gasta más de lo que ingresa. Y se niega a reducir el gasto y a pagar la deuda que ha contraído, año tras año, para atender el derroche público. Subvenciones incesantes, préstamos continuos, quitas suculentas, incumplimientos flagrantes han permitido a los griegos vivir muy por encima de lo que podían. “Yo gasto lo que me viene en gana y que pague Europa”, ha sido la fórmula de un sector de la política griega. Y ante el abuso continuado, Alemania ha decidido no seguir siendo el tonto pagafantas. Grecia tuvo que aceptar los recortes imprescindibles y eso dio origen a la crecida del Podemos heleno que se encaramó en el poder, encabezado por un petulante Tsipras que no tiene una coleta de tonto. Pero como no se puede gastar indefinidamente más de lo que se ingresa; como el endeudamiento tiene sus límites; como la Germania no está dispuesta a continuar siendo engañada por la Romania, Grecia se ha visto obligada a abrir las cancelas del corralito. Dada su estratégica situación geográfica, con un Israel acosado, el presidente Obama ha exigido a Angela Merkel una solución porque teme que Tsipras mantenga un acuerdo subterráneo con la Rusia de Putin y con la China de las inacabables reservas en dólares Nadie sabe con certeza si el primer ministro griego juega de farol o si tiene las espaldas bien cubiertas, lo que supondría un factor de desequilibrio en el Oriente Medio, la zona más sensible para Estados Unidos, atento siempre a las exigencias del lobby judío que maneja una parte sustancial de las finanzas y de los medios de comunicación en la gran nación americana”.