www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CUBA, ESTADOS UNIDOS Y LAS DICTADURAS

lunes 20 de julio de 2015, 11:19h
No entiendo por qué algunos se rasgan las vestiduras por la colaboración que el presidente Obama ha abierto con Cuba...
No entiendo por qué algunos se rasgan las vestiduras por la colaboración que el presidente Obama ha abierto con Cuba. Es verdad que la isla caribeña padece desde hace 56 años una dictadura de tal calibre que ha sido calificada de tiranía por analistas moderados y objetivos. También es verdad que Estados Unidos no le ha hecho asco a otras dictaduras.

Ciertamente, la primera potencia del mundo ha demostrado preferir la democracia y sería injusto negar esa circunstancia. Pero ha sido el aliado de cuantas dictaduras le convenían en su acción internacional. Se trata de un hecho histórico incontrovertible. Estados Unidos ha sido el aliado del dictador Franco, de España; del dictador Salazar, de Portugal; del dictador Chiang Kai-shek, de Taiwan; del dictador Marcos, de Filipinas; del dictador Suharto, de Indonesia; del dictador Ne Win, de Birmania; del dictador Lon Nol, de Cam-boya; del dictador Van Thieu, de Vietnam; del dictador Pinochet, de Chile; del dictador Trujillo, de República Dominicana; del dictador Somoza, de Nicaragua; del dictador Stroessner, de Paraguay; de los reyes-dictadores de Arabia Saudita, Bahrein, Dubai, Kuwait…

Estados Unidos, en fin, ha condenado las dictaduras colaboradoras de la Unión Soviética durante la guerra fría pero ha mantenido alianzas a veces muy profundas con las dictaduras hostiles a Moscú. El problema para Washington en el caso de Cuba no ha sido que el régimen allí establecido fuera una dictadura sino la estrecha colaboración de La Habana con la Rusia soviética. Así es que bienvenida sea la normalización de relaciones diplomáticas, sobre todo ahora que por ley de vida a los hermanos Castro les queda ya poco tiempo y se abre un horizonte democrático para el pueblo cubano.