www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LHARDY, BOTÍN, LABRA, CIRIACO...

Restaurantes y cafés centenarios de Madrid

lunes 27 de julio de 2015, 17:04h
El cierre del Café Comercial, que ha sido anunciado este lunes, priva a Madrid de uno de los pocos comercios hosteleros madrileños que pueden presumir de cien años de historia. Repasamos cuáles son los que aún sobreviven, sus anécdotas y su ubicación.



Casa Botín


Figura en el Libro de los Guinness de los Récords como el restaurante más antiguo del mundo. Así reza en un diploma expuesto en la entrada de esta casa de comidas ubicada en la calle Cuchilleros, 17; a escasos metros de la Plaza Mayor.

Fundada en 1725, sirve cochinillo y comida castellana en sus salones, por los que pasaron figuras de referencia de la literatura como Benito Pérez Galdós o Ernest Hemingway, entre muchos otros.



Lhardy

Benito Pérez Galdós no solo mencionó a Casa Botín en su obra, pues también hizo lo propio con Lhardy. No fue el único en frecuentarlo. Valle-Inclán, Azorín - a quien tanta curiosidad despertó su espejo isabelino-, Julio Camba o Ramón Gómez de la Serna también acudieron regularmente a convites. Desde 1839, año de su fundación, han sido muchas las anécdotas de las que ha sido testigo este restaurante de dos plantas de la carrera de San Jerónimo.

Lhardy recuerda en su página web que fue el primer establecimiento hostelero madrileño al que se permitió que acudieran señoras solas. Tanto es así que en 1916, la exótica bailarina Mata-Hari fue detenida por espía en el Hotel Palace poco después de almorzar en sus salones. Si Alfonso XII acudió varias veces de incógnito, Primo de Rivera lo hizo asiduamente para celebrar reuniones reservadas de ministros y personalidades de la dictadura, cuenta el restaurante, al tiempo que destaca que, por el contrario, también fue donde se decidió el nombramiento de Niceto Alcalá Zamora como presidente de la República.




Café Gijón

En 1888, el gijonés Gumersindo García fundó este café ubicado en el Paseo de Recoletos, donde sigue recibiendo la visita puntual de clientes fieles y curiosos en busca de una foto de recuerdo en uno de los restaurantes más afamados de Madrid. Su menú diario de 12,50 euros invita a degustar comida típica española sin florituras.

De sus paredes cuelgan retratos de comensales adeptos como Francisco Umbral, Paco Rabal, Rafael Alberti o Camilo José Cela. En 1949, Fernando Fernán Goméz bautizó con su nombre un premio de novela – el Premio Café Gijón- que aún se entrega cada año.




Casa Labra


"Existían 1500 tabernas en Madrid en 1900 para una población de 840.000 habitantes. Sólo en esta calle de Tetuán, junto a Casa Labra éramos tres tabernas. Hoy en día apenas somos una docena para dar testimonio de una cultura y una forma de vida tradicionales de esta Villa y Corte, y que constituyen una gran parte de las señas de identidad de esta acogedora ciudad que es el Madrid de todos los españoles". Así reza el texto impreso en las servilletas de Casa Labra, ubicada en la calle Tetúan, 12, a pocos metros del masificado Corte Inglés de la calle Preciados.

Fundado en 1860, figura en la ruta del tapeo tradicional madrileño por sus croquetas y fritos de bacalao. Si bien, está también considerado un restaurante de visita obligada para los socialistas, pues fue en sus salones donde Pablo Iglesias fundó el PSOE en 1879.




Casa Ciriaco

Sito en la calle Mayor 88, data de 1897 y es un referente para degustar comida típica madrileña. Al lado de su puerta de entrada, una placa del Círculo de Bellas Artes, colocada en 2001, afirma lo siguiente: "Aquí comienza Max Estrella, protagonista de Luces de Bohemia, su trágico peregrinaje nocturno. En el Pretil de los Consejos situó Don Ramón la Cueva de Zaratustra y en este ámbito quiso que tuviese lugar el prendimiento del anarquista Mateo”.

Pero, ¿quién fue Mateo? El texto se refiere a Mateo Morral, el anarquista que atentó contra Alfonso XIII y su mujer el día de su boda en 1906 al paso de la comitiva por la Casa Ciriaco, en cuyo edificio se alojaba Morral y desde donde arrojó la bomba camuflada en un ramo de flores con la ‘mala fortuna’ de chocar contra el tendido del tranvía y ver desviada su trayectoria causando la muerte de varios ciudadanos.

Bodega de la Ardosa (1892) Calle Colón, 13.

Casa Alberto (1827). Calle Huertas, 18.

Casa Pedro (1702). Nuestra Señora de Valverde, 119.

La Casa del Abuelo (1906). Calle Victoria, 12.

Malacatín (1895). Calle Ruda, 5.

Taberna Antonio Sánchez (1830). Calle Mesón de Paredes, 13.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.