www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

campo y transporte

El precio del carburante provoca movilizaciones

lunes 02 de junio de 2008, 08:09h



Miles de pescadores se concentraban este viernes ante el Ministerio de Medio Ambiente para exigirle al Gobierno que tome las medidas oportunas para permitir al sector hacer frente a la subida imparable del gasóleo. “En mayo de 2004 estaba a 18 céntimos el litro y hoy se compra a 75”, dice un portavoz de Confederación Española de Pesca (Cepesca). Cada vez es menos provechoso salir a faenar y de hecho en los puertos se ven cada vez más amarres.

Ahora estos amarres formarán parte de una protesta de todo el sector, que se niega a seguir llevando pescado al mercado. Las lonjas estarán medio vacías, y las subastas por el género tendrán que cerrarse a precios cada vez más altos. El pescado será escaso y caro, una nueva mala noticia para el consumidor, que observa cómo el IPC sube a niveles no vistos en más de once años.

Desde la Unión Europea no se quiere ni oír hablar de una rebaja en la fiscalidad sobre los carburantes, una propuesta lanzada por el presidente francés, Nicolas Sarkozy. Pedro Solbes, el ministro español de Economía, se ha sumado ayer y hoy a quienes se oponen a las sugerencias del francés. Pero la UE no se ha quedado ahí, sino que ha aprovechado la triste coyuntura para recordarle al sector pesquero que hay demasiados barcos y que tiene que reestructurarse. El comisario europeo de Pesca y Asuntos Marítimos, Joe Borg, reiteró este jueves la necesidad de que se produzca una restructuración del sector pesquero antes de que sea demasiado tarde y apuntó a la reducción de la flota europea como solución a la crisis que atraviesa el sector. “Las subvenciones a los combustibles, “además de ilegales, no servirían en absoluto para enfrentar los problemas subyacentes”.



Pesca, transporte, agricultura...
Este viernes los pescadores se ganaron la atención de los medios, pero no son los únicos que miran al Gobierno exigiéndole soluciones. La Federación Española Empresarial de Transporte de Viajeros (Asintra) solicitó también este viernes la creación de un gasóleo específico para el uso industrial, puesto que la tendencia de los precios indica que la dieselización del parque de coches particulares y el aumento del coste del petróleo “están provocando un aumento de los precios de este combustible”, que ha sido utilizado tradicionalmente por el sector del transporte profesional.

La patronal del Transporte de Viajeros ha indicado que la diferencia entre el precio de la gasolina y del gasóleo se ha mantenido constante en los últimos quince años en unos 12 céntimos de euro. Sin embargo, Asintra resaltó que desde 2005 “esa diferencia se ha acortado hasta desaparecer”.

Pero un día antes fue el sector agrícola el que lanzaba los mismos mensajes. La Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) aseguró este jueves que convocará una campaña de movilizaciones en todo el país si el Gobierno no pone en marcha, con carácter inmediato, un conjunto de medidas efectivas para hacer frente a la crisis que atraviesa el sector agrario como consecuencia de la subida del precio del gasóleo. Entre las medidas solicitadas, Asaja reclamó una reducción fiscal de los impuestos que inciden en el precio final del gasóleo de uso agrario ante el encarecimiento del 40 por ciento registrado en el último año en el precio del combustible.



Protestas en toda Europa
Pescadores, transportistas y agricultores europeos han comenzado a movilizarse para exigir a las autoridades de la Unión Europea (UE) y nacionales que adopten medidas urgentes para paliar la crisis de esos sectores, derivada del alza de los precios de los carburantes. La subida incontrolable del petróleo en los mercados mundiales ha puesto en cotas nunca vistas hasta ahora el gasóleo, un derivado del crudo usado por pesqueros, camiones y autobuses, y maquinaria agrícola, que puede repercutir muy negativamente en los precios de los alimentos.

La pesca es la que ha notado antes y más la crisis, y sus representantes, armadores y cofradías en España, Portugal, Italia y Francia han empezado a salir a la calle para protestar y en algunos casos a amarrar la flota, al hacer los costos inviables. Pescadores franceses, españoles e italianos se reunieron durante la semana en París y acordaron establecer un calendario de movilizaciones para presionar a los ministros de Pesca de la UE, que se reunirán el 23 de junio en Luxemburgo. Exigen modificar las reglas sobre las subvenciones, reflexionar sobre la dependencia petrolera del sector –lo que obligaría a reestructurar el sector–, y elevar los "mínimis" (límites de ayudas) de los 30.000 euros actuales a 100.000 por barco.

El sector del transporte, igual que el pesquero, padece en sus carnes el alza del gasóleo, y amenaza con paralizar su actividad en las próximas semanas. La OTRE, una organización francesa de camioneros que agrupa a 4.500 pymes, amenaza con movilizaciones en caso de que su Gobierno no baje el precio del gasóleo. Los agricultores franceses también han comenzado a movilizarse. En España, la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte, que agrupa al 18% de los transportistas y a 70.000 vehículos, ha convocado un paro a partir del 8 de junio. Hasta la Federación Española de Transporte de Viajeros (Asintra) pide un IVA "surperreducido" para paliar los costes de carburantes en los viajes en autobús. Los transportistas del Reino Unido, el país que más gravamen aplica a los combustibles de Europa, protestaron durante la semana en Londres y Gales por el encarecimiento de los carburantes. Ante este revuelo, la UE toma conciencia del problema, pero sin adoptar medidas concretas. El Parlamento Europeo debatirá en junio la situación pesquera, el problema de los carburantes y los bajos precios de los productos del mar.

La propuesta de Sarkozy
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció que propondrá a sus socios europeos limitar el IVA que se aplica a los combustibles a partir de un determinado precio del petróleo, para limitar su impacto en el poder adquisitivo. Pero el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, respondió que es legítimo ayudar a los sectores afectados por el alto precio del crudo, pero desestimó adoptar medidas fiscales que oculten que se ha entrado en un periodo de "energía cara".

Protestas en Latinoamérica
El alza de los combustibles por la subida del precio internacional del petróleo ha disparado las alarmas en Latinoamérica, donde mientras los Gobiernos calculan el impacto macroeconómico de la crisis la población protesta para exigir soluciones. Con la excepción de Venezuela, que nada en un mar de crudo, la mayoría de los países de la región sufre por cada dólar que se incrementa el barril de petróleo en los mercados mundiales, una situación que los economistas atribuyen a movimientos especulativos.

El alza de los combustibles no sólo incide en los precios del transporte sino también en los de los alimentos pues encarece el traslado de los mismos desde los centros de producción hasta los mercados, lo que además se refleja en los índices de inflación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.