www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JUNTOS POR EL 3 %

sábado 29 de agosto de 2015, 14:55h
La Razón, el periódico que fundé hace 17 años y que dirige certeramente Francisco Marhuenda, acertó...

La Razón, el periódico que fundé hace 17 años y que dirige certeramente Francisco Marhuenda, acertó ayer con el titular de portada: “Juntos por el 3%”. Algunos de los que encabezan “Juntos por el sí” lo que quieren, con el órdago del secesionismo catalán, es eludir la Justicia y enarenar su maquinaria para evitar cárceles y escándalos. Arturo Mas por añadidura ha convocado, con el pretexto soberanista, elecciones a la desesperada para que los ciudadanos no juzguen su lamentable gestión política que ha empobrecido a Cataluña y que ha sido un modelo de ineficacia e ineptitud.

Juntos por el 3%. No se trata de una especulación periodística. La fórmula de la gran corrupción fue denunciada por Pascual Maragall ante el Parlamento catalán, se enredó en los entornos del escándalo Pujol y se ha confirmado ahora en la inequívoca acción de la Justicia. El problema, por otra parte, no está solo en la corruptela de esa mordida del 3%. Está también en que muchos empresarios pagaron más del 3% para conseguir licencias, dinero extra que fue a parar, no a las alcancías de Convergencia, sino a los bolsillos de algunos de sus dirigentes.

El escándalo está servido. Arturo Mas se esfuerza ya por disimularlo envolviendo las corruptelas en la bandera del secesionismo. Pero el pueblo catalán está al cabo de la calle. Atemorizados por la desmesurada campaña soberanista que padecen y que financia un torrente de dinero público, los ciudadanos catalanes empiezan a reaccionar ante tanta falsedad, tanta incongruencia, tanto disparate y tanta corrupción.

La serena convivencia que se consiguió en la Transición, con la superación de la guerra incivil y la liquidación de las dos Españas, se ha agriado ahora por las ocurrencias de Zapatero, la cachaza de Rajoy y la desmesura de ese pobre hombre, de cortos alcances y larga ambición, que es Arturo Mas.