www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ARTURO MAS, A LA DESESPERADA

lunes 07 de septiembre de 2015, 12:19h
Aterrado por la sombra de las rejas carcelarias que pesan sobre su persona, Arturo Mas acelera...
Aterrado por la sombra de las rejas carcelarias que pesan sobre su persona, Arturo Mas acelera su carrera desesperada. Hay leyes en Cataluña que requieren los dos tercios del Parlamento. Parecería lógico que una propuesta de independencia, tras cinco siglos de Historia unida, contara con el 75% del censo y al menos el 60% de los votantes. Ante las encuestas publicadas, Arturo Mas se ha curado en salud. Primero se escamoteó diciendo que bastaría con un diputado más. Ahora asegura que los votos no tienen significación real, sino el número de diputados. Es decir la ley d’Hondt, que prima al partido vencedor, decidiría la secesión de Cataluña.

Y además, todo eso es una entelequia. El derecho a decidir sobre la independencia de Cataluña lo tienen todos los españoles. Y el procedimiento para la secesión está regulado en el artículo 168 de la Constitución. Si Arturo Mas no se somete a él, el Gobierno tiene el deber constitucional de aplicar el 155 de la Carta Magna, inhabilitando al presidente de la Generalidad y suspendiendo total o parcialmente la Autonomía catalana. Gobiernos conservadores y laboristas en el Reino Unido, suspendieron en cuatro ocasiones la autonomía de Irlanda del Norte.

Las concesiones en el Estatuto derivadas de las ocurrencias de Zapatero y la pasividad de Mariano Rajoy, nos han conducido a la lamentable situación actual en la que ya no se puede prevenir y hay que curar. Menos mal que el presidente del Gobierno parece haber entendido que Pedro Arriola carece de razón y se ha puesto en marcha. Está ya sobre el albero del ruedo ibérico y vamos a ver si es capaz de lidiar al toro marrajo que le embiste.