www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ALBERT RIVERA Y LOS SINDICATOS

jueves 10 de septiembre de 2015, 13:27h
En una democracia pluralista plena, los sindicatos juegan un papel esencial. Nicolás Redondo...

En una democracia pluralista plena, los sindicatos juegan un papel esencial. Nicolás Redondo y, sobre todo, Marcelino Camacho, que fue uno de los hombres clave de la Transición, contribuyeron a la consolidación del sistema articulado en la Constitución de 1978. Las críticas a los sindicatos se han generalizado en los últimos tiempos a causa de sangrantes casos de corrupción. Pero no se trata de eliminar a las centrales sindicales sino de regenerarlas.

Albert Rivera ha incidido en la situación sindical con palabras muy duras, amenazando con cerrar el grifo de las mamandurrias de las que ahora se benefician. El propósito parece razonable siempre que se extienda también a los partidos políticos. La regeneración de la democracia española pasa por una ley que establezca: “Ningún partido político, ninguna central sindical, podrán gastar un euro más de lo que ingresen a través de las cuotas de sus afiliados”.

Ese es el camino. Y Albert Rivera se colmaría de autoridad si propugnara para los sindicatos, pero también para los partidos políticos, una ley que exija como única fuente de financiación las cuotas de los afiliados, con la adenda de un casillero en la declaración de la renta para que, conforme se hace con la Iglesia, el contribuyente dedique el 0’7% de su declaración a favor del partido político y del sindicato de sus preferencias o bien de ninguno.

Lo que está claro para la opinión pública es la necesidad de regenerar a partidos y sindicatos, que se han convertido en un negocio y en agencias de colocación para colocar en puestos públicos a parientes, amiguetes y paniaguados.