www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

QUINTA ADVERTENCIA DE AZNAR A RAJOY

martes 29 de septiembre de 2015, 12:45h
El centro derecha español, representado entonces por la UCD, perdió su identidad durante...
El centro derecha español, representado entonces por la UCD, perdió su identidad durante el Gobierno Calvo-Sotelo, se corrió hacia la socialdemocracia y pasó de 165 diputados a 12 en las elecciones generales de 1982, descalabro sin precedentes en la Europa democrática.

Preocupado de forma obsesiva por la crisis económica, Mariano Rajoy ha realizado una gestión sobresaliente en este terreno crucial pero ha desmedulado las esencias del partido. A una buena parte de los militantes del PP les importa más la unidad de España que el bienestar económico. Eso es lo que no ha sabido entender Mariano Rajoy y eso es lo que le acaba de recordar José María Aznar en una severa y quinta advertencia. El PP, en lugar de cantar sus glorias económicas, debió mostrarse en todo momento en Cataluña como el alfil de la unidad de España. Albert Rivera le sustituyó en esa posición y ahí está el resultado. El PP es ya el quinto partido en Cataluña y ocupa una posición irrelevante.

Perdió Rajoy las elecciones europeas y Aznar le hizo una primera advertencia. Perdió Rajoy las elecciones andaluzas y Aznar le hizo una segunda advertencia. Perdió Rajoy las elecciones autonómicas y Aznar le hizo una tercera advertencia. Perdió Rajoy las elecciones municipales y Aznar le hizo una cuarta advertencia. Ha perdido Rajoy las elecciones catalanas y Aznar le ha hecho una quinta advertencia. “Se pierden las batallas que no se dan”, ha dicho.

Conviene no olvidar que el que gana las elecciones es el que gobierna. No basta con ser el primer partido. Hay que sumar las voluntades que permitan el gobierno del Municipio, la Comunidad Autónoma o la Nación. El Partido Popular será tal vez el primer partido en las elecciones de diciembre próximo. Pero solo tiene capacidad de alianza con Ciudadanos, que exigiría, por cierto, si es que se llega a la mayoría suficiente, el sacrificio de Rajoy, y que madura en estos momentos un eventual acuerdo con el PSOE. Los optimistas esperan, en todo caso, que José María Aznar no tenga que hacerle a Mariano Rajoy una sexta advertencia. Las cartas están echadas. No todas. Pero casi todas.