www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EN TRES TIEMPOS

La literatura y los Premios Nobel

martes 06 de octubre de 2015, 20:23h
Como sucede cada año, en octubre se anuncia el Premio Nobel de Literatura, que es el máximo reconocimiento de las letras universales para quienes han desarrollado una vida escribiendo novelas, poesías, ensayos y obras que han prestado "el mayor servicio a la humanidad", como resumió Alfred Nobel al crear los reconocimientos, que en el caso literario implicaba además haber producido "lo mejor en sentido ideal", como expresión de belleza.

Como sucede también cada año, han comenzado las apuestas y manifestaciones de preferencia entre los especialistas y entre aquellos interesados por las letras, en lo que se mezclan los argumentos de calidad con las legítimas preferencias personales, de nacionalidad e incluso de idioma nativo. Las librerías se preparan para ofrecer las obras del ganador, mientras las revistas y periódicos culturales hurgarán en los autores y sus trabajos, además de las consideraciones que ha tenido el jurado en esta ocasión. Para este 2015 se habla del japonés Murakami, el norteamericano Philip Roth y la ucrania Svetlana Aleksijevitj, entre otros. Algunos mencionan, dentro de las letras españolas, que habría posibilidades para Javier Marías y Juan Goytisolo, el último ganador del Premio Cervantes.

La historia del galardón está narrada de primera mano por Kjell Espmark en El Premio Nobel de Literatura. Cien años con la misión (Palencia, Nórdica Libros, 2008). Además de ser un libro entretenido y bien informado, tiene la ventaja de ser una visión narrada por quien fue presidente del Comité encargado de la entrega anual del reconocimiento literario hasta el 2005, lo que le permite conocer la historia desde la memoria y también haber tenido acceso a documentación muy valiosa. Una de las conclusiones de Espmark, que siempre conviene tener en cuenta, se refiere a la falta de calidad de muchos de los galardonados, especialmente en la primera etapa, donde habrían sido más importantes los gustos o intereses del jurado que los méritos efectivos de los escritores, entre quienes fueron descartados James Joyce y Leon Tolstoi.

Otro de los problemas que ha sido tema permanente de análisis se refiere a la relación entre la literatura y la política, y su (eventual) incidencia en la selección de los ganadores. Se argumenta muchas veces que tal cuestión no existe, pero la historia de parte importante del siglo XX muestra algo distinto, con debates cargados de ideologismo y del ritmo propio de lo que fue la Guerra Fría durante décadas. Se sabe que hubo galardones condicionados por el factor político, mientras otros grandes escritores -Borges es quizá el más relevante- fueron dejados de lado precisamente por prejuicios ideológicos y no por su falta mérito intelectual.

Hoy, en una época más plana en términos de debates ideológicos y que no tienen esas inmensas campañas y lobbies para combatir a un escritor o promoverlo, las discusiones se centran fundamentalmente en la calidad literaria, aunque también hay un factor geográfico y cultural que tiene relevancia: si se miran los últimos galardonados hay autores de orígenes intelectuales y lingüísticos diferentes. No es que existan cuotas literarias para los ganadores, pero es evidente que no podría existir una híper concentración de premios en una sola nacionalidad o lengua, porque eso podría significar desconocer otras tradiciones literarias relevantes.

Esto tiene alguna importancia para América Latina, continente que ha obtenido seis Premios Nobel de Literatura: los chilenos Gabriela Mistral (1945) y Pablo Neruda (1971); el guatemalteco Miguel Ángel Asturias (1967); el colombiano Gabriel García Márquez (1982); el mexicano Octavio Paz (1990), y el peruano Mario Vargas Llosa (2010). El reconocimiento para el autor de Conversación en la Catedral y La ciudad y los perros es, a la vez, una gran alegría y también una limitación. Alegría porque representa a las letras de habla hispana con especial talento y valor. Pero también hay una dificultad, porque se estima que pasará mucho tiempo hasta que otro autor latinoamericano obtenga el galardón, por la razón mencionada previamente. Ojalá esto no implique dejar fuera a los escritores de España, que han puesto en alto las letras de la lengua de Cervantes y que cuentan con gran reconocimiento en el mundo.

Finalmente, resulta importante destacar que la entrega anual de los Premios Nobel tiene una importancia que muchas veces queda fuera de los análisis, como es la lectura. Los galardones van a escritores importantes, muchas veces son ellos mismos autores de obras reconocidas y que tienen muchos interesados. Otras veces ocurre lo contrario, y el premiado es autor de lectores más selectos o no goza del fervor popular. En ambos casos, es importante que la entrega del Nobel sea una buena ocasión para volver a leer y hacerlo con pasión. Leer tanto al ganador de este 2015 como a otros clásicos de la literatura universal del último siglo, a los escritores iberoamericanos y también a los de otras lenguas y nacionalidades, pero que representan la magia de la creación poética y de la novela, que han creado y recreado mundos, que podemos conocer y disfrutar.

Si se analizan los discursos pronunciados al recibir el reconocimiento, tema bien tratado en Los Premios Nobel de Literatura toman la palabra (Barcelona, Navona, 2013), se pueden apreciar ciertas cuestiones que se repiten y que tienen gran valor. Aunque es solo una selección de ganadores, es posible ver la repetición de referencias autobiográficas, la valoración de la literatura y la propia vocación de escritor, así como se deslizan algunos comentarios de carácter político o histórico. Un tema que resulta recurrente y tiene momentos emotivos se refiere a la apreciación de los maestros y sus obras, a las influencias literarias y a la pasión por la lectura que los escritores abrazaron, en general, desde muy niños.

Ahí radica una gran enseñanza que deberíamos tener en cuenta cuando conozcamos los resultados: volver a leer, a descubrir mundos nuevos y a vivir vidas ajenas como si fueran las propias.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.