www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL MINISTRO DE INDUSTRIA DICE QUE EL GIGANTE MANTENDRÁ LAS INVERSIONES

Angustia por el futuro de Volkswagen y Seat en España

Fotografía facilitada por Volkswagen AG de los trabajadores de Volkswagen mientras escuchan el discurso del presidente del comité de empresa de Volkswagen, Bernd Osterloh (en la pantalla), en la sede central de la compañía de Wolfsburgo (Alemania) el pasado 6 de octubre. EFE/Roland Nipaul
Fotografía facilitada por Volkswagen AG de los trabajadores de Volkswagen mientras escuchan el discurso del presidente del comité de empresa de Volkswagen, Bernd Osterloh (en la pantalla), en la sede central de la compañía de Wolfsburgo (Alemania) el pasado 6 de octubre. EFE/Roland Nipaul
sábado 10 de octubre de 2015, 09:03h
El futuro del gigante automovilístico Volkswagen pende de un hilo y, en España, los trabajadores de esta marca alemana y sus filiales temen por sus puestos de trabajo, a pesar de los mensajes tranquilizadores que se lanzan desde el Gobierno. El ministro de Industria ha asegurado que el grupo mantendrá sus inversiones en España, que ascienden a 4.200 millones en los próximos años.

Carrera contrarreloj del gran fabricante alemán para poner a punto un plan que satisfaga a todo el mundo –Gobiernos, consumidores, trabajadores- tras conocerse el escándalo de los motores trucados. En España, los trabajadores de la marca en Landaber, Navarra, y de su filial Seat en Martorell, Cataluña, viven días de angustia.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el titular de Industria, José Manuel Soria, desveló las intenciones de la compañía. Según explicó, se reunión en Wolfsburgo con el nuevo presidente del Grupo, Matthias Müller, que le confirmó que el programa de inversiones en España se mantendrá, eso sí, sujeto a que se concedan los planes de ayuda a la innovación del Gobierno español.

Antes de la catástrofe ocasionada a la compañía por el escándalo de los motores trucados, Volkswagen tenía previsto invertir unos 3.300 millones en la planta de Seat en Martorell y unos 900 millones en la de Landaben.

Sin embargo, parece que en la firma alemana, que se encuentra en pleno proceso de reestructuración para hacer frente a la oleada de demandas y multas, la coordinación del plan para revistar los motores, y la pérdida de prestigio, no han sentado bien las palabras de Soria.

Durante la tarde del viernes llegaban matizaciones a las palabras del titular de Industria desde revistas del ramo automovilísico, y el presidente del Comité de Empresa de Seat, Matías Carnero, hablaba de “cabreo monumental” en el grupo Volkswagen por las palabras de Soria, ya que desde la compañía se entiende que un anuncio así debe hacerse desde la propia firma.

La actitud del Gobierno español, sin embargo, no ha sido la más dura con el gigante automovilístico. En EEUU, y según la prensa, la Justicia puede reclamar a Volkswagen hasta 18.000 millones de euros. Esta cantidad habría de sumarse a los 6.500 millones que, al parecer, se calcula en la compañía que pueda costar la reparación de los vehículos afectados.

En España hay unos 638.000 automóviles con el motor trucado, y en todo el mundo unos once millones, de los que ocho circulan por Europa. Aunque todavía no está aprobado el plan de Volkswagen –lo estará, en todo caso, antes del 31 de octubre-, parece que a partir del 1 de enero de 2016, el fabricante se dirigirá a los propietarios de los coches con el software manipulado. En los respectivos concesionarios, se realizarán las modificaciones del software del motor.

Aunque, como ha recordado Soria, no será obligatorio realizar esta operación. Cabe recordar que la compañía ha admitido que los motores pueden perder potencia, aunque, según declaró Mathías Müller, es más importante cumplir los objetivos de emisiones que renunciar quizá a 3 ó 5 kilómetros por hora en la velocidad máxima.

Por el momento, es precipitado aventurar el futuro de la firma, que cuenta con 590.000 trabajadores en todo el mundo si se tienen en cuenta las filiales de Volkswagen: Audi, Porsche, Skoda o Seat. Sin embargo, parece que el prestigio de la marca alemana, cuyo valor era la fiabilidad, ha quedado seriamente dañado.

En España, la firma ha suspendido la venta de unos 3.320 coches, que permanecen en stock desde el pasado 29 de septiembre, a la espera de aclarar si sus motores también están afectados.

Aunque es precipitado mensurar el alcance del escándalo Volkswagen, el ministro de Economía alemán, Sigmar Gabriel, pidió a los medios no abrir un "debate general" sobre la industria del automóvil para evitar dañar el sector en Alemania y en Europa. Frente a la japonesa Toyota y la estadounidense General Motors, Volkswagen es el tercer fabricante de automóviles del mundo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios