www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FIESTAS DE SAN NICASIO

Padilla, Abellán y El Fandi se reparten nueve orejas en la Cubierta de Leganés

domingo 11 de octubre de 2015, 10:23h
Los diestros Juan José Padilla, Miguel Abellán y David Fandila "El Fandi" ofrecieron este sábado una entretenida tarde de toros en la localidad madrileña de Leganés, en la que se repartieron un total de nueve orejas para acabar compartiendo la triunfal salida a hombros.
Foto de archivo de Juan José Padilla (Efe)
Foto de archivo de Juan José Padilla (Efe)
Apostó la empresa y el ayuntamiento de Leganés por dar una corrida de toros por sus fiestas de San Nicasio, y le salió bordado. El planteamiento no podía ser mejor, con una terna mediática y de mucho tirón, lo que se demostró en la taquilla, con los tres cuartos del aforo del coso de La Cubierta abarrotado. Gran ambiente en la plaza, que disfrutó, y mucho, de la entrega de Padilla, del buen toreo de Abellán y del pundonor del Fandi, que acabaron imponiéndose a una corrida de Carlos Núñéz a la que le faltó casta y fondo. Las nueve orejas concedidas, muy baratas la gran mayoría, todo hay que decirlo, hablan por sí solas de la entretenida tarde que vivió la localidad "pepinera".

Padilla tuvo que poner todo de su parte para imponerse al manso y remiso "parteplaza", un animal que pronto marcó su querencia a tablas, donde, además, se defendió a base de arreones y echando la cara por las nubes. El jerezano puso toda la carne en el asador en una labor de lo más dispuesta y muy comunicativa con el respetable, que, tras una estocada, le premiaron con las dos orejas. De hinojos recibió Padilla al cuarto, al que quitó por bonitas y airosas navarras. Con "los palos" anduvo sobrado el jerezano, con pares de todo tipo. Sentado en el estribo arrancó otra faena de muleta de notable entrega ante un toro topón y sin clase, en la que no faltaron circulares, martinetes y desplantes de todo tipo. Otra vez funcionó la espada, y dos orejas más para él. Pleno.

Abellán realizó lo más torero de la función, especialmente con su noble y manejable primero, al que no le sobraron tampoco las fuerzas, y al que supo afianzar en un inicio de mucho mimo por el derecho, para acabar cuajándolo muy bien con la mano izquierda. Aprovechó muy bien las veinte embestidas que tuvo el astado, que, aún faltándole un tranquito más, dejó estar a Abellán, recreándose en la interpretación con un toreo reposado, cadencioso y de mucho gusto, de bellos y toreros embroques. Los tendidos vibraron con el madrileño, que acabó cortando las dos orejas. El quinto fue el más deslucido del envío. Un toro incómodo que no regaló ni una sola embestidas, frenándose y poniéndose por delante, pendiente en todo momento de Abellán, que lo intentó pero sin lograr recompensa alguna.

El Fandi no quiso quedarse a la zaga con sus compañeros, y ya en su primero desplegó todas sus armas, con una larga cambiada en el recibo, enjundiosas verónicas, y vistoso y vibrante quite por lopecinas. Con las banderillas fue todo un espectáculo, y eso que el astado empezó a tardear y a mostrar su descastada condición. No le importó al granadino, que, a base de cambiar terrenos y apostar por la corta distancia, acabó imponiéndose a la situación en una labor inteligente y muy entregada, destacando en algunos naturales aisladas, por donde llevó más largo y metido en la muleta al toro, que acabó desfondado y al que El Fandi exprimió hasta la última gota. Las banderillas en el sexto fueron el apoteosis en la plaza, que valoró el esfuerzo que hizo el granadino para trabajarse una faena de mucha perseverancia. Al toro, sin raza alguna pero muy noble, le costaba un mundo perseguir los engaños, pero el buen hacer y el oficio del granadino hizo que aquello tuviera argumento y hasta interés. Buena puesta en escena y tremendo repertorio, salvoconducto para lograr otro apéndice más.

Ficha del festejo

Toros de Carlos Núñez, discretos de presentación y, salvo el noble segundo, en general de poco juego por su falta de raza y su comportamiento defensivo y apagado.

Juan José Padilla: estocada ligeramente tendida (dos orejas); y casi entera tendida (dos orejas).

Miguel Abellán: estocada (dos orejas); y pinchazo y estocada traserilla (ovación).

David Fandila "El Fandi": estocada atravesada (dos orejas tras aviso); y pinchazo hondo que tira al toro sin puntilla (oreja)

La plaza de "La Cubierta" de Leganés registró tres cuartos de entrada en los tendidos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.