www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PSOE, CIUDADANOS Y EL DINERO

lunes 12 de octubre de 2015, 11:27h
El gran capital, el dinero, alienta ya el entendimiento entre el Partido Socialista y Ciudadanos. Algunos de los nombres...

Este artículo, publicado en el diario El Mundo, fue comentado y reproducido en tertulias y redes sociales. Lo publicamos a continuación.

“El gran capital, el dinero, alienta ya el entendimiento entre el Partido Socialista y Ciudadanos. Algunos de los nombres relevantes de la empresa y de la Banca están alarmados ante la degradación del PSOE. No preocupa el Partido Popular, que sigue representando al centro derecha español y que, a pesar de los retrocesos, mantiene una robustez incuestionable.

Al dinero lo que le preocupa es un PSOE cabizbajo que se quede en 105 o 110 diputados y sea dominado por la extrema izquierda de Podemos. El Frente Popular ampliado que anuncian hoy las encuestas más solventes ha encendido los timbres de alarma. Aseguran las lenguas de triple filo que Pedro Sánchez, con tal de instalarse en el palacio monclovita, estaría dispuesto a contar con el diputado que hubiera asesinado a su madre si su escaño le resultara imprescindible para la investidura. No creo que eso que dicen de Pedro Sánchez sea verdad pero las alianzas que ha establecido erizan los vellos más templados.

No se puede descartar un acuerdo entre PP y Ciudadanos si las cifras lo hicieran posible. Sin embargo, el dinero prefiere hoy que Albert Rivera se entienda con el Partido Socialista para formar un Gobierno que aleje la inquietante sombra de Podemos. Lo peor para la estabilidad de la vida española es un Partido Socialista radicalizado y dominado por Pablo Iglesias. La alianza entre el PSOE y Ciudadanos significaría la moderación del socialismo democrático español, el mismo que ha gobernado largos años en nuestra nación sin alterar el aliento constitucional de la Transición.

Mariano Rajoy solo tiene un posible aliado de relieve: Ciudadanos. Los “friquis de Podemos” y los “insignificantes de Ciudadanos” -Pedro Arriola dixit- han dado un vuelco a la vida política española. El problema que se plantea hoy el presidente del Gobierno, a pesar de haber abandonado el monotema económico y de afrontar los problemas políticos, es que a su único y eventual socio un sector del capital español le ha reservado la misión de moderar el socialismo de Sánchez. Si fuera posible alcanzar mayoría parlamentaria con el PSOE, IU, algún escaño de otros partidos y Ciudadanos, esta solución encontraría insospechados apoyos. “¿No ves que el sol del dinero va del ingenio delante?”, se lee en La dama boba.

Ciudadanos, como el CDS de Adolfo Suárez, es ya un partido bisagra, un partido comodín. Puede entenderse con el PP, como en Madrid, o con el PSOE, como en Andalucía. Hace más falta como moderador de un Partido Socialista en declive y con alto riesgo de radicalización que como complemento del centro derecha español. Mariano Rajoy ha cumplido ya con la difícil misión de salir del túnel de la crisis económica. El gran capital le agradece los servicios prestados pero anuncia con fría crueldad que no quiere exponerse a un eventual Gobierno PSOE-Podemos. Hará todo lo posible para que Ciudadanos sustituya al partido de Pablo Iglesias en la alianza que instale al Partido Socialista en Moncloa. Si se consumara la maniobra subterránea de alinear a Albert Rivera en el centro junto a la izquierda nacional, el PSOE quedaría convenientemente embridado para salvaguardar los altos intereses del capitalismo español”.