www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DESAFÍO SECESIONISTA

Estamos de acuerdo pero... ¡y tú más!

Elena G. Antón
x
elenagarciaelimparciales/12/5/12/24
miércoles 04 de noviembre de 2015, 14:06h
Estamos de acuerdo pero... ¡y tú más!
El desafío soberanista está obligando a las diferentes formaciones políticas a conversar y a buscar acuerdos comunes siguiendo la consigna de que la unión hace la fuerza. Sin embargo, esto de tenerse que poner de acuerdo les ha pillado en mal momento. En plena pre-campaña electoral, no desaprovechan una sola ocasión para arrojarse más méritos que al de enfrente o intercalar un anuncio de acuerdo con una crítica a alguno de los socios del mismo.
Qué mal momento para tener que ponerse de acuerdo. Para ponerse de acuerdo de verdad, sin intenciones más allá ni teatros improvisados para no faltar en la foto del bienquedismo. Ponerse de acuerdo en plan purista, de 'tenemos un problema común y vamos a luchar contra él olvidando, por un rato, nuestras diferencias'.

Pero qué va. Lo que están haciendo los líderes de las diferentes formaciones políticas frente al desafío catalán no es ese ponerse de acuerdo. Lo intentan, lo están intentando, pero es muy mal momento para olvidar nada. A mes y medio de las próximas elecciones generales, todo el tiempo informativo que ocupa ahora el asunto catalán es demasiado como para 'desperdiciarlo' estando solo de acuerdo y no aprovechando la ocasión para auto besarse o escupir al de enfrente.

Nadie sale indemne de estos abrazos de Judas. Quizá Ciudadanos, que mucho reproche reparte entre sus 'eneamigos', es quien menos recibe. Arrimadas, dice Rivera, es la maestra del acuerdo que ha conseguido que PPC y PSOE terminen aceptando la importancia y necesidad de la acción común. Pedro Sánchez, les da igual lo defensor de la unidad que se ponga ahora, dijo -en campaña de primarias- que Cataluña era una nación. Los socialistas catalanes, acomplejados y ombliguistas, dice cuidadana Inés. Podemos, que nunca se termina de saber en qué bloque mentarle, recibe coscorrones precisamente por eso. Rajoy, pese a que ha cambiado frente a este asunto la dinámica de su política -otrora no tan activa-, se ha quedado con el sambenito de inmovilista. Y así a infinito, hachas voladoras en todas las direcciones, en lo que anunciamos que nos hemos puesto de acuerdo.

Pero a Mariano Rajoy, en cierta parte, le está viniendo de maravilla este azaroso final de legislatura. Él solo hace recibir gente en la Moncloa, colgar un tuit con cada cual dejando claro que él, en esta situación, está dispuesto a bailar hasta con la más fea, y recibir al siguiente. No hace valoraciones posteriores, deja que cada líder político se vaya auto incluyendo o excluyendo del bloque unionista por sí mismo. Si en ese despacho ha habido acuerdo, fenomenal. Si vas a salir a decir que no tenemos nada que ver, al menos nos hemos visto. Y hay fotos que lo demuestran. Un montón. Con todos, nada menos que con todos.

Pese al fuerte y nada fácil desafío político que presenta estar al frente de un país que tiene que luchar de manera tan urgente y contundente por su unidad, y a lo presumiblemente poco agradable que puede resultar eso para alguien tan convencido de la importancia y el valor de esa unidad, lo cierto es que todo este asunto catalán le está viniendo muy bien a Rajoy para terminar la legislatura como un 'héroe' del diálogo y el consenso y así, a hacer la mejor campaña para enganchar con la siguiente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios