www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Todos contra la violencia de género

domingo 08 de noviembre de 2015, 12:38h

El gran éxito de la Marcha contra las Violencias Machistas que se desarrolló ayer en Madrid demuestra que cada vez hay más sensibilidad y concienciación ante una lacra que a todos nos compete. Centenares de miles de personas partieron del Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad y llegaron a la Plaza de España en una marcha que, convocada por más de trescientas asociaciones feministas territoriales y nacionales, consiguió el apoyo y la participación de prácticamente todos los partidos: PSOE, PP, Ciudadanos, UPyD, Podemos e Izquierda Unida, entre otros. Iniciativas como esta son muy necesarias, pues la violencia de género lejos de disminuir aumenta. El pasado verano fue una etapa especialmente negra con repugnantes asesinatos como, entre otros, el de las dos jóvenes de Cuenca a manos presuntamente del novio de una de ellas. Y en lo que va de año se han contabilizado ochenta y cuatro feminicidios.

Pero resulta decisivo que no se lancen las campanas al vuelo por el éxito en la calle, sino que se incrementen las medidas y, como ha vuelto a pedirse en la marcha, la violencia de género sea una cuestión de Estado. La violencia machista y el maltrato son delitos especialmente repulsivos y que causan una lógica alarma social. Por ello los políticos deben responder con eficacia a la demanda ciudadana de terminar con esta lacra y llegar a un pacto de Estado que suponga un compromiso decidido contra ella y que no se utilice en ningún momento en la refriega partidista. En este sentido, han estado cuando menos fuera de lugar y han sido totalmente desafortunadas las palabras de Pablo Iglesias señalando en la marcha que había que dejar claro quién ha estado con las mujeres y quién en contra y trayendo a colación el asunto del aborto, que nada tiene aquí que ver.

Más allá de los colores políticos, solo trabajando todos juntos será posible implantar en todas las Comunidades eficaces protocolos de actuación y poner en marcha medidas no solo policiales y jurídicas, sin duda imprescindibles, sino también sociales y educativas. En este aspecto, hay que abordar desde ya con más decisión el problema de comportamientos machistas entre los adolescentes que crece a pasos agigantados. La violencia de género resulta tan nauseabunda como, ciertamente, no fácil de erradicar. De ahí que sea perentorio redoblar los esfuerzos y luchar codo con codo contra ella todos juntos, más allá de partidos e ideologías. Están en juego vidas humanas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.