www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ARTURO MAS DIMITE, NI LOS TUYOS TE ADMITEN

viernes 13 de noviembre de 2015, 12:23h
“Se está arrastrando como un gusano”, me dijo ayer un destacado dirigente de Convergencia. Con tal de salvar su poltrona...

“Se está arrastrando como un gusano”, me dijo ayer un destacado dirigente de Convergencia. Con tal de salvar su poltrona en la Generalidad, Arturo Mas está dispuesto a hacer las más denigrantes concesiones y a soportar la vejación permanente de la CUP que le mantiene genuflexo para regocijo de la opinión pública, humillándole día a día y sin piedad.

Arturo Mas confía en que, antes de que sea obligada la convocatoria de nuevas elecciones, los dirigentes de la CUP cederán y él se mantendrá en la silla curul del Gobierno catalán. Se mantendrá como un florero chino o como la guinda encima de la tarta porque será obligado a ceder el poder ejecutivo a tres vicepresidentes.

¿A que espera este político de tan corta inteligencia y tan larga ambición para dimitir? ¿Cuántos vapuleos soportará, a cuantas humillaciones nuevas se someterá, en dónde esconderá su insufrible sonrisa, la del desdén y la prepotencia que tanto le caracteriza? Imposible contestar a estas preguntas porque en determinadas ocasiones la bajeza del ser humano resulta insondable.

En Cataluña se ha elevado ya un clamor general para que Arturo Mas dimita. Ni los suyos le admiten, tal y como vaticinó Duran Lleida. Pero él sigue confiando, y en eso tal vez acierta, en que la CUP después de embadurnarle de porquería le cederá el paso antes de que unas nuevas elecciones sustraigan a los antisistemas la llave que tienen ahora para abrir o no los portones de la Generalidad.