www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El borrador, o el lobo cuidando ovejas

miércoles 04 de junio de 2008, 23:12h
Antes o después, el ciudadano tiene que enfrentarse a la Administración, sus exigencias y servidumbres. En más de una ocasión los trámites parecen pensados en la comodidad del empleado público más que en el del contribuyente. Una de las excepciones, muy notable, hace referencia al engorroso trámite de pagar impuestos. Cuando se trata de ajustar las cuentas con lo que se lleva Hacienda de nuestra renta y nuestra riqueza, todo son facilidades, como el envío al domicilio del borrador de nuestra declaración. Cuánto agradeceríamos que la Administración fuese tan atenta con nosotros en otras situaciones.

Pero la función pública, pese al honrado esfuerzo de la gran mayoría de sus trabajadores, parece por su propia naturaleza eternamente peleada con la eficacia, incluso cuando se trata de su propio sustento. Según un informe elaborado por los técnicos de Hacienda, seis de cada diez borradores enviados a las casas de los contribuyentes tiene errores.

Pero, sin entrar necesariamente en un juicio de intenciones, sí resulta chocante que la gran mayoría de esos errores se produzcan a su favor, con olvidos de la consideración de importantes deducciones fiscales, y especialmente la que está asociada a la compra de la vivienda habitual. Más de un ciudadano se ha llevado un susto al ver cómo le hace las cuentas Hacienda. Para el borrador no debería valer el ejemplo del lobo cuidando de las ovejas. Desde el Ministerio se debería responder con una explicación, primero, y con una llamada a sus funcionarios a la eficacia, después.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios