www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POCO A POCO

¡Qué vergüenza, señor Rajoy!

Borja M. Herraiz
x
borjamotaelimparciales/10/5/10/22
lunes 30 de noviembre de 2015, 13:03h

A las pocas horas de que los terroristas atacaran París el pasado 13 de noviembre, el Gobierno español trasladaba a todo el pueblo francés sus más sentidas condolencias, al tiempo que hacía llegar al Ejecutivo de François Hollande su predisposición a ayudar en todo lo que estuviera en su mano.

Nuestros vecinos, todavía bajo el shock de los 130 cadáveres que dejaron tras de sí los yihadistas, se han embarcado en una campaña para llevar a los responsables ante la justicia y acabar con la amenaza allí donde ésta tenga cobijo. Para ello, Hollande se ha recorrido medio mundo en apenas siete días para convencer a Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Canadá, Italia o Alemania de que todos juntos debemos hacer frente a Estado Islámico. ¿Todos juntos? Pues no, porque España atiende a sus compromisos con sus aliados según sople el viento y con la vista puesta en el calendario electoral en lo que es, a mi entender, una maniobra que no nos deja en muy buen lugar, por no hacer uso de adjetivos más gruesos.

Escudándose en trámites parlamentarios que en otras ocasiones no han supuesto traba alguna, Rajoy, traicionando ese mismo espíritu de colaboración con el que sacaba pecho en los días posteriores al 13N, ha pospuesto la implicación española para después del 20D, en concreto hasta al menos el mes de enero, sabedor de que una decisión vinculante por parte del Gobierno a escasas tres semanas de las elecciones generales podría acarrear una pérdida irremediable de votos. El presidente teme que esa izquierda desnortada, la misma que quiere tomar el avispero de Al Raqqa a base de flores, charlas motivacionales y cánticos hare krishna, se eche a la calle con un nuevo, y esta vez hipócrita, “¡No a la guerra!”.

La medida, reprobable a todas luces, desprecia, no sólo el 69 por ciento de respaldo ciudadano que recogen las encuestas, como la elaborada por NC Report, sino también, y más importante, los compromisos adquiridos por nuestro país con nuestros socios de la Unión Europea y de la OTAN. Ambas organizaciones tienen vigentes sus respectivos acuerdos de Seguridad y Defensa conjunta, en los que se señala claramente que si un miembro solicita la ayuda de sus iguales tras una agresión estos "deberán" alinearse con él y hacer frente común. No dicen "podrán", señor Rajoy, no hay lugar al escaqueo con la Campos ni a la interpretación libre esta vez.

Puede que la palabra dada no tenga mucho peso en la idiosincrasia nacional, pero más allá de los Pirineos sí es cosa seria. ¿Qué diríamos si, de haber sucedido los atentados de París en alguna de nuestras ciudades, nuestros amigos miraran para otro lado tras pedirles ayuda? ¿Qué rasero utilizaríamos si tras el 11M algún socio no hubiera puesto toda su ayuda a nuestra disposición? Pues eso.

La espantada española traerá consecuencias. No esperemos que de ahora en adelante se nos tome como un aliado en el que se puede confiar y al que se le debe tratar de igual a igual, porque ya no tendremos ese status. De poco habrá servido haber arrimado el hombro en los Balcanes, Afganistán, Líbano o el Cuerno de África, se nos medirá por esta última 'bomba de humo'.

Estamos fallando como país, más allá de que la decisión la tome un Gobierno en particular, y las consecuencias que conlleve las asumiremos como tal, los de un signo y los de otro. No olvidemos que somos objetivo prioritario de los yihadistas, así que no estamos como para darle la espalda a nuestros amigos porque, al fin y al cabo, esto no deja de ser un tiro en el pie en forma de aislacionismo voluntario, y en los tiempos que corren esto resulta tan absurdo como peligroso.

España no puede llegar tarde a sentarse a esta mesa. No puede quedar fuera de la coalición, aunque sea por dos meses. Debemos estar allí donde nos comprometimos a estar desde el primer minuto, porque eso es lo que se espera de un país serio y confiable. Tenemos que atrincherarnos junto a nuestros socios, junto a los demócratas, junto a los que cumplen. A las duras y a las maduras, señor Rajoy.

Borja M. Herraiz

Jefe de Internacional de El Imparcial

BORJA M. HERRAIZ es jefe de Internacional en El Imparcial

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+

0 comentarios