www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA ECONÓMICA

El PP vuelve a prometer la 'mochila austríaca'

sábado 05 de diciembre de 2015, 16:56h
El PP vuelve a prometer la 'mochila austríaca'
Ampliar
Ya tenemos uno de los lemas de campaña del Partido... Por José Carlos Rodríguez

Ya tenemos uno de los lemas de campaña del Partido Popular: 20 en el 2020. Es decir, 20 millones de empleados en el año 2020. Según la última EPA, el número de ocupados en el tercer trimestre del año era de 18.048.700 personas. Este miércoles se dieron a conocer los datos de afiliación media a la Seguridad Social en el mes de noviembre, que era de 17.223.086 personas. Para ver cuántos puestos de trabajo se pueden crear en los próximos cuatro años, podemos hacer un cálculo del número de trabajadores con que terminará el año, y ver, entonces, cuántos quedarían para alcanzar la cifra prometida.

En los nueve primeros meses del año, según la media, se han creado cerca de 160.000 empleos por trimestre, por lo que la EPA arrojaría una cifra cercana a los 18.210.000 empleados. El año pasado se afiliaron a la Seguridad Social cerca de 80.000 personas. Si se repiten los datos del pasado año (y podrían ser superiores), tendríamos unas 17.300.000 personas. Para cumplir con la EPA se tendrían que crear en los próximos cuatro años se tendrían que crear unos 450.000 empleos por año. Y para cumplir con la Seguridad Social, 675.000.

En julio de 2007, es decir, justo antes de que estallase la crisis, había 19.493.050 afiliados al sistema. Se pueden alcanzar esos 20 millones de empleados, sobre todo por la creciente incorporación de la mujer al trabajo. Pero, por un lado, esa incorporación se ha hecho en su mayor parte. Y, por otro, en julio de 2007 la población era mayor que la actual y, previsiblemente, que la de 2020. A mitad de 2007 había 46.423.064 españoles y ahora hay casi un millón doscientos mil menos: 45.236.004.

Pero ¿cuáles son las propuestas del Partido Popular para llegar a esos 20 millones de trabajadores? No tiene grandes novedades, más allá de prometer bajar los impuestos, como prometió no subirlos en la legislatura que se esfuma. Sólo hay una propuesta que aún se puede considerar nueva, y es la llamada “mochila austríaca”.

El programa económico del Partido Popular incluye las siguientes palabras: Se plantea “la constitución de un Fondo de capitalización para los trabajadores, al estilo del conocido como ‘sistema austríaco’, mantenido a lo largo de su vida laboral, que se haga efectivo en los supuestos de despido, de movilidad geográfica, de desarrollo de actividades de formación o en el momento de su jubilación”.

Ya recogieron esa idea, con otras palabras, en el programa electoral de 2011. ¿En qué consiste esta mochila? Nuestro sistema está basado en las indemnizaciones por despido. En caso de que la empresa decida terminar su relación con un empleado, le tendrá que indemnizar con un número de días por año trabajado (20 o 33 días con un año o dos de máximo). El trabajador puede verse en la tesitura de abandonar él la empresa. Pero en este caso perdería los “derechos” generados por los años de trabajo. Así, los costes de despido no sólo encarecen y entorpecen la contratación, sino que son un freno a la movilidad laboral.

En Austria han resuelto la cuestión con otro sistema. En este caso, la empresa no adquiere un compromiso de pagos futuros con el trabajador si le despide, sino que mes a mes le va pagando un dinero que va a una cuenta que pertenece al empleado. Si éste tiene una mejor oferta laboral, puede aceptar el nuevo puesto. Y no pierde ese dinero, sino que es una cuenta suya, y se la lleva a la nueva empresa, que también contribuirá a dicha cuenta. Por eso se llama “mochila”. Ese dinero, puesto que le pertenece, le ayuda cuando está desempleado. Y, cuando llegue su jubilación, se suma a la misma. La “mochila austríaca” es un esquema de ahorro forzoso a largo plazo, que hace la empresa por el trabajador.

Este sistema funciona porque sustituye al de las indemnizaciones por despido. Es decir, en Austria el coste por despido es cero. ¿Cuál es el resultado de que no cueste nada a la empresa despedir a los empleados? Según los datos de Eurostat, Austria tiene en estos momentos los niveles de tasa de paro más altos en más de 20 años: el 6 por ciento.

Lo que sería un desastre es sumar los dos sistemas, porque ambos se sumarían a los costes de contratación. Recordemos que los costes de despido son costes de contratación, pues la empresa los tiene en cuenta cuando va a contratar a alguien.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.