www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POCO A POCO

¿Qué te dice ahora el pajarito, Nicolás?

Borja M. Herraiz
x
borjamotaelimparciales/10/5/10/22
lunes 07 de diciembre de 2015, 06:07h

Lo acontecido este domingo en Venezuela será acogido por la puerta grande en el panteón de los mayores cachondeos electorales que se recuerdan. El intento de secuestro democrático que perpetraron Nicolás Maduro y sus secuaces chavistas, tratando por todos los medios de ponerle puertas al mar con prórrogas ilegales, apagón informativo y demás artimañas de la ignominia, es una muestra más de la endeblez mental y moral de esa mentira calamitosa que ha pasado a llamarse bolivarismo.

Sólo en un país cautivo como ha sido Venezuela durante casi dos décadas, un estado con unos recursos envidiados y con un 85 por ciento de población harta ya de la marcha errática de su nación en manos de una mezquina oligarquía de chándal tricolor y boina asilvestrada, puede pasar que unos pocos chantajeen, amedrenten, perviertan y violen de semejante manera la integridad de tantos.

Maduro, ese terrorista de las ideas tan enamorado de su dialéctica de profeta de tres al cuarto, es una vergüenza para sí y para sus congéneres. Ni la sombra de su antecesor, que le mira desde el más allá quizás preguntándose si el pajarito famoso, cebado a base de mentira y manipulación, habrá transmitido sus órdenes como es debido. Comandante, revuélvase, usted encendió la mecha de este régimen en irremediable decadencia.

Bien haría el bueno de Evo Morales en tomar nota de lo sucedido ayer en Venezuela, pues los sondeos conocidos este mismo fin de semana le ponen en la picota y el poncho se le encoje por momentos. Otro al que le va a costar dormir. Sus compatriotas empiezan a verle los aires de trilero y sus planes de perpetuarse en el poder asaltando la Constitución atufan a decretazo oportunista.

Camaradas, se les ha acabado la fiesta, se cierra el chiringuito. La democracia y la libertad han llegado para cambiar de música y reinstaurar el orgullo patrio, apolillado entre tanta proclama antiimperialista. Sus maneras dictatoriales, propias de épocas cavernarias, ya sólo languidecen al ritmo de un réquiem atronador. Recojan, salgan por la puerta de atrás y no hagan mucho ruido, que todavía quedan las presidenciales de 2019, fecha que espera impaciente para dar carpetazo a esta cuadrilla de expoliadores.

Borja M. Herraiz

Jefe de Internacional de El Imparcial

BORJA M. HERRAIZ es jefe de Internacional en El Imparcial

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(2)

+
0 comentarios