www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL TORO EN MÉXICO

Rodrigo Santos, Fermín Rivera, Daniel Luque y Sergio Flores

lunes 14 de diciembre de 2015, 16:11h

En el país de divisa azteca se celebró este fin de semana una de la festividades de mayor tronío que es con la que se conmemora a la Virgen de Guadalupe, con ese motivo se dieron festejos de todo orden, encabezados por la iglesia del hierro católico, la que abrió la Puerta Grane de la Basílica de la Villa para que los feligreses se postraran ante ‘La Morenita’ la que está simbolizada sobre un ayate.

Rodrigo Santos, Fermín Rivera, Daniel Luque y Sergio Flores

Al alimón la fiesta festejo a Lupita López, su maja torera que no es del Tepeyac pero si del Mayab, toreadora de seda y organdí, quien la otra noche bañada de estrellas cual manto santísimo, se atavió con un terno pitaya y plata en la plaza más grande del mundo y predicó con unas farolas de rodillas que no pedían perdón, sino la gloria y por ello iluminó el albero cual altar mayor.

Y como presente guadalupano pa’ quienes no lo sabían permítaseme subrayar que en la Nueva España cuando nació la leyenda de la virgen y el indito, ya la Fiesta de Toros tenía añitos de profesar la liturgia de los ¡Olés!… y aunque no atañe al altar donde se venera a la santita, pero si al tema sacro, es válido decir qu en donde ahora está la Catedral Metropolitana el conquistador Hernán Cortés, había mandado levantar con antelación una plaza de toros, siempre la fiesta y la religión tan maridadas, de ahí que el maestro Reynaldo Torres expresara; ‘México tiene tres grandes símbolos, los volcanes, la Guadalupana y Silverio Pérez’

Ante todo ello los aficionados esperaban que en esta fecha tan importante la Plaza México, ofreciera un cartelazo de esos de tronío, que obligan a poner el letrerillo de ‘Agotado el boletaje’, lo cual no sucedió y es que la empresa montó un festejo con toreros de no mucho jalón, ¿Que a que se debió eso, cuando lo esperado era que concelebraran los cardenales?, pues no lo sé, aunque tal vez obedeció a que satanás metió el rabo, más lo que si sé, es que a los aficionados han de haber amanecido con tremenda resaca de celebrar a las Lupitas con tequila, mezcal y pulque y por ello no se dejaron ver en el graderío para ser testigos de que en la arena.

Rodrigo Santos vistiendo de verde virgen y montando a una cuadra propia de reyes, vivió en carne propia, un hecho inusitado y que lo fue el que su toro se cercenara ambos pitones en dos estrellones contra burladero y tablas por lo que solo decir que ante esa contrariedad lo que después siguió, pues ya fue hilvanar más del mal fario.

Fermín Rivera sigue sin comulgar y menos echar a volar las campanas del triunfo en un rosario de voluntades, esperanzas y promesas, que lo deben de tener inmerso en un acto de reflexión, porque algo en su evangelio no está convenciendo y ese algo es que le sigue faltando voluntad en el alargue del brazo, para lograr un toreo tridimensional, mucho más impactante, rematado con la profundidad en el codilleo y de ahí el encaramiento inmediato pa’ ligar las epístolas sin dar oportunidad al enfriamiento y así llegar a los corazones, amén que las espadas las trae blandas, así que mientras no de ese extra, Madrid cada vez le queda más lejos.

Daniel Luque el de nacencia española y torear asevillanado por la razón que sea no termina tampoco de convencer a un público de dulce, que esta ávido de aplaudir y en descarga de lo que dejó de hacer, decir que ese pecado habría que cargárselo a los de negra sotana que le tocaron de mala suerte, así que nada que escribir, a casa.

Sergio Flores a quien ya se le ha visto en plazas ibéricas y al que con un una pizca de personalidad y empaque que se le puede fabricar, se le vería con otros ojos y por ello pa’ no variar estuvo como siempre está, en el filo del ya merito y eso sí, apuntar que lucio principesco en el vestir, pero a la hora buena se apretó el chaleco y no dejo salir el corazón, aunque tampoco tuvo mucha vena en los de su lote.

Del encierro de Villa Carmela resaltar el trapío de la mayoría de los herrados y si decir que a algunos les faltó que los toreros los torearan más pa’ desorejarlos y matarlos como se debe, lo cual pudo haber sucedido.

Y solo resaltar el buen criterio y la seriedad de la que esta tarde hizo gala la presidencia sobre todo al cerrar oídos y ojos ante quienes pedían peludas para el primer espada, al que solo decirles que no hay mayor enemigo pa’ un torero que la coba.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios