www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¡ARRESTE A LOS QUE APLAUDEN!

La cultura es una marginada

Elena Viñas García
x
elenavinaselimparciales/11/5/11/23
viernes 18 de diciembre de 2015, 14:58h

La cultura es un derecho democrático inherente al ser humano. Nuestro variado patrimonio es uno de nuestros principales activos y el mejor legado de nuestro país. La cultura hay que entenderla como una valiosa oportunidad de progreso y desarrollo que no puede desdeñarse. La cultura es un bien común y un sector estratégico. Contribuye al bienestar de los ciudadanos.

Son frases entresacadas de los programas electorales de los partidos que se disputan la mayoría de los votos este domingo. Son también frases huecas, sobre todo si se atiende a lo que verdaderamente pinta la cultura en un programa de gobierno, tanto o más ninguneada que la ciencia; ambas hoy por hoy sin un ministerio que las avale como parte indispensable de la democracia y como generadoras de riqueza.

Pese a la supuesta importancia que tiene la cultura para los partidos, apena asistir a su marginación en mítines, debates o entrevistas durante la campaña. Si acaso el IVA cultural merece unos escasos minutos en los discursos, tan por otra parte encorsetados. Pero lo cierto es que la mayoría de candidatos obvia referirse a cuestiones tan importantes como, por ejemplo, la protección del patrimonio, cuya ley de 1985 es obsoleta y que va camino de emular a la republicana de 1933, vigente hasta la llegada de la democracia, lo que significa que durante el franquismo no se tocó ni una coma...

La riqueza cultural de España ha de ser protegida y atendida. Pero no solo eso. Es necesario contribuir a la educación de los ciudadanos para fomentar su sensibilidad y promover su implicación en su protección y promoción. Los políticos aún no han acometido esta tarea, que relegan al grueso de sus páginas electorales. Prefieren dedicar sus discursos al empleo, la economía o los nacionalismos. Eso sí, de vez en cuando conviene citar a algún escritor o filósofo para quedar bien, para dárselas de culto. En definitiva, para aparentar. Ya lo decía Maquiavelo en El Príncipe: al vulgo se le seduce por la apariencia.

Elena Viñas García

Jefa de Cultura de El Imparcial

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

1 comentarios