www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PODEMOS Y CIUDADANOS SE INSTALAN EN EL PARLAMENTO CON 109 ESCAÑOS

El fin del bipartidismo y la amenaza secesionista marcan el año político

miércoles 30 de diciembre de 2015, 14:07h
El fin del bipartidismo y la amenaza secesionista marcan el año político
Los giros políticos en ayuntamientos y autonomías, la pérdida de poder del Partido Popular, la irrupción con fuerza de Podemos y Ciudadanos en el panorama, las elecciones catalanas, Artur Mas y la CUP, la resolución independentista aprobada por el Parlament y anulada por el TC, el fin del bipartidismo con un Parlamento nacional inauditamente fragmentado... Acaba un año político frenético en el que España ha vivido los cambios más sonados de su democracia.

Acaba un año político frenético que se despide con muchos cambios y aún más incertidumbres. Ni España ni Cataluña saben aún quién será su presidente, sin certeza en ninguno de los dos casos de que no se complique la empresa hasta el punto de llegar a unas nuevas elecciones, si en enero los acuerdos no llegan a buen puerto.

Pero el primer vuelco histórico sucedió en mayo, con las elecciones autonómicas y municipales. El PP se desplomaba y Podemos, una fuerza política con poco más de un año de vida, se hacía con un hueco importante en la política municipal. Como botón de muestra, dos alcaldesas populares que perdían el bastón de mando tras décadas en el poder: Teófila Martínez y Rita Barberá. Tras veinte y veintidós años al frente de las alcaldías de Cádiz y Valencia, respectivamente, fueron sucedidas por fuerzas de izquierda, con Podemos a la cabeza o como socios de pacto.

No menos históricos fueron los giros a la izquierda de Podemos y otras plataformas ciudadanas en las dos principales ciudades del país, Barcelona y Madrid, donde se hicieron con las alcaldías Ada Colau –reconocida activista contra desahucios- y la exmagistrada Manuela Carmena.

A nivel autonómico, Podemos facilitó al PSOE los gobiernos de Aragón, Comunidad Valenciana, Extremadura y Castilla-La Mancha y otra fuerza política emergente, Ciudadanos, hizo lo propio primero en Andalucía con el PSOE y posteriormente en Madrid, Castilla-León y Murcia con el PP. También en las autonomías los populares perdían mucho poder.

La amenaza secesionista

Pero aún quedaba un asalto autonómico: Cataluña. En septiembre tenían lugar las elecciones convocadas por Artur Mas con intenciones plebiscitarias y para las que antiguos ‘enemigos’, como Convergencia y ERC, se dieron la mano para formar una gran coalición independentista que pudiera dar luz verde a sus aspiraciones secesionistas: Juntos por el Sí. Y ganaron en escaños, no así en votos. La lista, encabezada por Raül Romeva, obtuvo el apoyo del 47,8% de los catalanes y 62 escaños, a los que se hace necesario sumar los 10 obtenidos por la CUP, formación independentista radical, para investir a Artur Mas presidente. Cosa que no sucedió en los plenos de investidura celebrados en noviembre y que puede que vuelva a no suceder en enero, llevando a la necesidad de convocar nuevas elecciones. Tres meses después de los comicios, y con mucha infructuosa negociación de por medio, Juntos por el Sí se empeña en Mas como única opción para la Presidencia mientras, al menos la mitad de los radicales, siguen negándose en rotundo a que el acusado de corrupción renueve como presidente.

Pero en medio de estas negociaciones y sin aún tener clara ni la presidencia ni la viabilidad por tanto de un Gobierno que salga de lo votado el 27S, el conjunto de los independentistas presentaba y aprobaba en el Parlament una resolución de independencia con la que han querido marcar el inicio del proceso de desconexión de España. Todos los grupos políticos pudieron entonces ponerse de acuerdo en algo y presentaron recursos hasta la aprobación final, que fue inmediatamente impugnada por el Gobierno ante el Tribunal Constitucional. El órgano judicial, que disponía de hasta cinco meses para invalidar la resolución aprobada y advertir sobre las consecuencias legales ante el incumplimiento de la sentencia a quienes fueran acusados de desobedecerla, no tardó ni un mes en hacerlo. El día 2 de diciembre el TC anulaba la resolución, no siendo esto una victoria absoluta de los constitucionalistas ante la declarada advertencia de los independentistas de que desobedecerán incluso las sentencias del TC.

El fin del bipartidismo

Pero al año aún le quedaban unas elecciones clave, las generales. El 20 de diciembre se votaba en un escenario inédito en el que dos fuerzas políticas emergentes, Podemos y Ciudadanos, pugnaban en las encuestas por puestos clave y debatían con Partido Popular y PSOE en la televisión.

Una campaña electoral iniciada muchos meses antes de la oficial, presentaba por primera vez otras opciones para los votantes de opuestas ideologías. Muchos ciudadanos, decepcionados por las políticas llevadas a cabo en las últimas legislaturas por el Partido Socialista y el PP, declaraban su intención de migrar su voto las nuevas formaciones, Podemos y Ciudadanos.

Así se confirmó el 20D, con unos resultados que anunciaban el Parlamento más fragmentado de la democracia en España. El Partido Popular perdía la mayoría absoluta y 63 escaños, quedándose en 123 y solo el 28,72% de los votos. El PSOE, por su parte, obtenía el peor resultado de su historia, con Pedro Sánchez como cabeza de lista, y se quedó en 90 escaños. Podemos, tercera fuerza, sumó 69 escaños entre su lista de Madrid y sus ‘marcas blancas’ en las autonomías. Ciudadanos, aunque con una irrupción nada desdeñable en el Parlamento para entrar como nueva fuerza, sí obtuvo un resultado inferior a las expectativas propias y ajenas, quedándose en 40 escaños.

Como ya se preveía, esta fragmentación hace necesario algún pacto con el que poder formar un Gobierno que pretenda, al menos, ser estable. Frente popular, PP en minoría o nuevas elecciones son las tres ‘teorías’ más sostenidas. Pero todavía el convulso panorama electoral iniciado en 2015 puede traer alguna sorpresa más.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • El fin del bipartidismo y la amenaza secesionista marcan el año político

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    1416 | Paco - 04/01/2016 @ 03:42:32 (GMT+1)
    Lo único importante es que el PP en el nuevo gobierno que salga no esté. Lo demás da igual. Y me quedo tan ancho diciendo esto.
    1395 | eledonio - 30/12/2015 @ 21:57:13 (GMT+1)
    DEL MIEDO.- .. y es que, como siempre han hecho, tratan y tratan de infundir miedo cuando hablan y hablan de "país ingobernable"; pero no, no será así, sino que se gobernará ya de un modo muy distinto: sin rodillos y usando la flexibilidad como señal de identidad y con mayor participación de todos los grupos, incluso recogiendo a menudo mociones libres de la calle. No, no tengan miedo. Saludos.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.