www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Intoxicados por la telecracia

lunes 18 de enero de 2016, 20:10h

Se utiliza el término telecracia, como el sistema con utilidad generalmente política, basado en el adoctrinamiento de las masas mediante el uso intensivo de la televisión.

Actualmente en España, tanto los canales de las televisiones públicas, estatales-nacionales, autonómicos e incluso municipales, o los de titularidad privada, amparándose en el mantenimiento de una línea editorial concreta, presentan un desprecio progresivo y continuo a la objetividad. Y esto que a nivel ético e incluso estético, pudiera parecer reprobable, pragmáticamente es un éxito como demuestran los últimos resultados electorales.

La dependencia de todos los partidos políticos, de la antiguamente llamada“caja tonta”, así como el desparpajo en su utilización, es tan generalizada que nadie cuestiona su uso para conseguir la codiciada moneda de utilidad política conocida como el voto, capaz de transformarla en “caja de caudales”.

El sistema es esquemáticamente repetitivo, con informativos disimuladamente sesgados, tertulias con moderador y más de dos tercios de los llamados tertulianos, adictos a la cadena y a su pensamiento, algún otro, siempre en minoría y casi siempre educado y tolerante, con tendencia contraria al resto. El resto de la programación, cada vez más homogénea para todos en lo puramente lúdico (películas, concursos, etc.), y como aderezo sobrante, se emitirán reportajes con mayor o menor interés social, propagandístico o económico consumista, según tendencias o intereses de cada cadena. Y todas con grandes dosis de algo que llaman deporte cuando quieren decir fútbol.

La gran pregunta, si la hay, es, ¿de quién es la culpa?, de los propietarios, gestores y responsables del canal o del gran público televidente que parece no sentirse ni mínimamente afectado por este sistemático manejo.

Me refería anteriormente a los últimos comicios, pues es notorio que en la campaña electoral, (mantenida durante cuatro años realmente), ha sido fundamental el intento y logro de adoctrinamiento de sus televidentes, asícomo conseguir la fidelización de los mismos y no únicamente como hace años por el interés publicitario.

-El remedio es difícil pues la tendencia humana es la comodidad y navegar por lo fácil y nada lo es tanto como el ver televisión, pero creo que la única solución es como para casi todo lo que pueda mejorar esta sociedad, fomentar el conocimiento y la educación, lo que hará aumentar el criterio propio, la objetividad, etc.

Y posiblemente la mejor vacuna para evitar el pernicioso efecto de la“telecracia“ sean el mando a distancia, el paseo y la lectura.

Es posible que las dos frases siguientes mejoren la intencionalidad de mi opinión.

Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida Mario Vargas Llosa.

El fenómeno de la televisión demuestra que la gente está dispuesta a ver cualquier cosa con tal de no verse a sí misma.

Anónimo

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios