www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POR LIBRE

El plan de Sánchez para gobernar

sábado 30 de enero de 2016, 18:03h

Hay que reconocer que Pedro Sánchez lucha como un jabato para gobernar. Como sabía que en el Comité Federal los barones le iban a restregar las chulerías y peligros de Pablo Iglesias, que le iban a trazar unas líneas rojas demasiado anchas, se ha zafado, de momento, con una finta ingeniosa. Ha descolocado a los barones para que no le frenaran su carrera hacia el gobierno con la extrema izquierda. Y, para ello, se ha comprometido a consultar los pactos a los heroicos militantes que no se han fugado a Podemos o a su casa.

Tiene que conseguir que esos militantes respalden que su líder se convierta en el títere de Pablo Iglesias y que Podemos se zampe al PSOE de un bocado. Difícil. Pero, luego hay otro escollo: el Comité Federal se guarda la decisión de vetar el pacto, tras escudriñarlo hasta la letra pequeña.

Y si fuera respaldado en ambos casos, tendría que enfrentarse al último reto: urdir un pacto de Gobierno con el astuto Pablo Iglesias, maestro del enredo y la manipulación. Pedro Sánchez tendrá que soportar todos los días los manejos del impertinente líder de Podemos, regalarle los ministerios que controlan el Estado; tragarse los sapos a puñados. Y, al tiempo, convencer a los independentistas para que se hagan los locos, se abstengan o no vayan al Congreso el día de la investidura. Porque, sino, tampoco salen las cuentas.

Le queda, pues, un largo y tortuoso camino a Pedro Sánchez para salvar el pellejo e instalarse en La Moncloa. Pero se lo está currando con valentía. Pone la cara después de que se la hayan partido y se inventa una finta para que no le tumben en la lona y, así, ganar tiempo. De momento, ha logrado no salir escabechado del Comité Federal. Tocado, sí, porque los barones han impuesto que, en caso de que haya nuevas elecciones, antes se celebren unas primarias. Y en ésas, no resultará elegido Pedro Sánchez ni de carambola. De modo, que nunca como ahora, se puede decir que el futuro del secretario general solo tiene dos caminos: a La Moncloa o a su casa.

Queda una eternidad para saber si España cae en manos de la extrema izquierda más destructiva de Occidente o se celebran nuevas elecciones, quizás con otros candidatos en los grandes partidos. Toda una eternidad.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(1)

+

3 comentarios