www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

IDA DE SEMIFINALES DE LA COPA DEL REY: BARCELONA 7-0 VALENCIA

El Barcelona no perdona a un Valencia fantasmal |7-0

miércoles 03 de febrero de 2016, 23:05h
El Barcelona no perdona a un Valencia fantasmal |7-0
El Barcelona dio por hecha su presencia en la próxima final de la Copa del Rey tras golear por siete a cero al Valencia en el partido de ida disputado en el Camp Nou. La exhibición azulgrana fue tal que el resultado se queda corto con respecto al paupérrimo papel de los jugadores valencianistas.

La semifinal copera entre Valencia y Barcelona, antaño sinónimo de disputa e igualdad, encontró este miércoles ganador desde el mismo momento en el que los entrenadores anunciaron sus onces titulares.

El Barcelona, que aún con resultados brillantes llevaba una racha de cierto sufrimiento en enero ante equipos que plantearon una presión intensa en campo contrario, como en los últimos casos de Málaga en Liga y Athletic en Copa, se encontró con un rival que le quiso poner las cosas fáciles de inicio.

Gary Neville se atrevió con un planteamiento opuesto a lo ofrecido por Málaga y Athletic. Con un dibujo de 4-5-1 puso sobre el campo a cuatro laterales: Barragán y Gayá en su posición natural y el recién incorporado Siqueira y Cancelo por delante de estos. Arriba, en solitario, quedaba Rodrigo a la espera de poder cazar alguna contra de un equipo que se iba a parapetar en su campo a la espera de lanzarse a la mínima oportunidad hacia el arco de Ter Stegen.

El plan de Neville duró 7 minutos y encima fue desarbolado con su propia arma: un contraataque. Un robo en el medio campo permitió a Neymar lanzarse hacia adelante, asistiendo a Suárez, que le acompañaba por la derecha, para que el uruguayo batiera a Ryan de tiro cruzado. Adiós a las esperanzas ches.

Si ya desde el mismo pitido inicial el Barcelona tenía el control de la pelota, lo que sucedió tras el primer gol pasará a formar parte de los ejemplos más claros de lo que es abusar de un rival sobre un terreno de juego. Que fuera el Valencia el que estaba en el Camp Nou este miércoles solo se sabrá gracias al acta del árbitro, pues sólo un equipo fue el que tuvo el balón, el juego y las ocasiones.

De todos los colores y de todas las maneras posibles, el Barcelona hilaba jugadas una detrás de otra a la espera de colar el balón en la red en una de ellas. Corría aún el minuto 12 cuando Busquets observó cómo Aleix Vidal se internaba en el área por la derecha. Allí le envió la pelota para que Vidal, de primeras, tocara hacia atrás para la llegada de Suárez, que con un nuevo chut firmó el segundo tanto de la noche.

La “MSN” tomaba prestado el abecedario para añadir miembros al ataque de lujo. La B de Busquets, la I de Iniesta, la A de Arda… todos sumaban y aportaban aprovechándose de la debilidad valencianista. Incapaz de trazar una jugada, cuando quería salir se encontraba con un Busquets imperial que no sólo recuperaba sino que iniciaba jugadas con la maestría de un Xavi Hernández.

El monólogo seguía su curso y llegó a su cúspide al borde de la media hora con una jugada de las que se que se convierten en protagonistas de telediarios y redes sociales. Iniesta acelera hacia el interior del área, ve a Neymar en la frontal, le pasa, el brasileño hace una continuación con un taconazo a la media vuelta hacia atrás para que el balón sobrepase el punto de penalti, donde Suárez deja pasar la pelota para que la cace Messi, que con dos quiebros engaña a Ryan y anota el 3-0.

El lujo de ver los mejores minutos azulgranas de la temporada hasta ahora continuó todavía más. El Valencia, que se gastó 142 millones en verano y se ha reforzado en invierno con las cesiones de Siqueira y Chéryshev, no pasaba de ser un muñeco de trapo en manos del Barcelona.

El equipo de Luis Enrique, sabedor de su superioridad extrema, no sólo buscaba más goles sino que quería que la firma fuera de Neymar, convertido en el norte de la brújula durante los ataques en este tramo final de la primera mitad.

Aun así, la ocasión más clara la protagonizó el dúo Suárez-Messi cuando el argentino mandó al larguero un chut después de quedarse solo tras asistencia del uruguayo. Un minuto después, ya en el descuento, las miserias del equipo che se acrecentaron cuando Mustafi recibió una severa tarjeta roja después de derribar a Messi dentro del área.

Neymar fue el elegido para lanzar la pena máxima. Con un paso de carrerilla y una pausa larga tras el pitido del árbitro como si se hubiera quedado congelado, la artimaña del 11 azulgrana terminó con el esférico rechazado por el poste. Con los ánimos de sus compañeros por el fallo, los jugadores se marcharon camino de los vestuarios para dar paso al descanso.

Neville retocó su defensa dando entrada a Vezo por Siqueira para equilibrar el equipo tras la expulsión. Luis Enrique, por su parte, metió a Sergi Roberto por Iniesta. La diferencia en el marcador, de 3-0 en ese momento, no hacía justicia a la exhibición culé vista hasta ese momento.

Si con once la idea era esperar atrás, con uno menos el lanzarse hacia adelante no fue más que una quimera para el Valencia, aunque viendo su nivel queda la duda de si llegó a soñar con eso en algún momento.

El abuso continuaba y llegó a transformarse en chanza cuando el Camp Nou en pleno decidió ovacionar y corear el nombre de Chéryshev cuando hizo su entrada en el campo por Cancelo en el minuto 58. Un minuto después Messi ampliaba las diferencias cuando certificó el cuarto tanto de la noche tras aprovecharse de una asistencia de tacón de Suárez.

Luis Enrique siguió aprovechando para dar refresco a los suyos y permitió a Bartra disfrutar de minutos al relevar a Piqué en el 61 y a Adriano por Alba en el 70. Con las piernas frescas atrás, los de delante seguían a lo suyo.

Un tiro de Suárez rechazado por la defensa le cayó a Parejo dentro del área, pero si apenas mostrar oposición se dejó robar la pelota por Messi, que se buscó el hueco para anotar el 5-0 y firmar su ‘hattrick’ particular a quince minutos del final.

Aún si el Barcelona quisiera conformarse y dejar estar el encuentro así para el cuarto de hora restante, el Valencia seguía dejando una autopista hacía la portería de Ryan. Las ocasiones, y los goles, llegaban casi sin querer.

En el tramo final, Adriano se lanzó al ataque y, con un centro medido, se apuntó una asistencia cuando Suárez firmó de cabeza el 6-0. A dos minutos del final, el uruguayo despejó las dudas sobre quién se llevaría el balón del partido cuando deshizo el empate con Messi anotando con un chut de primeras el pase de Arda.

Tras los noventa minutos, el 7-0 definitivo quedará como reflejo estadístico de la exhibición culé de este miércoles. La paupérrima imagen del Valencia, con once espectros sobre el césped, podría haber sido mucho peor. Eso, teniendo en cuenta que fueron siete los goles encajados, dice mucho del actual estado del equipo de Mestalla.

-Ficha técnica:

7 - Barcelona: Ter Stegen; Aleix Vidal, Piqué (Bartra, m.61), Mathieu, Alba (Adriano, m.70); Busquets, Arda Turan, Iniesta (Sergi Roberto, m.46); Messi, Suárez y Neymar.

0 - Valencia: Ryan; Barragán, Mustafi, Santos, Gayà; Cancelo (Cheryshev, m.58), Danilo (Feghouli, m.33), Dani Parejo, André Gomes, Siqueira (Vezo, m.46); y Rodrigo.

Goles: 1-0, m.7: Suárez. 2-0, m.12: Suárez. 3-0, m.30: Messi. 4-0, m.59: Messi. 5-0, m.74: Messi. 6-0, m.83: Suárez. 7-0, m.88: Suárez.

Árbitro: Iglesias Villanueva (C. Gallego). Mostró cartulina amarilla a Iniesta (m.14), Piqué (m.24), Feghouli (m.65), Cheryshev (m.78) y a Arda (m.84). Expulsó con tarjeta roja directa a Mustafi (m.45+1).

Incidencias: Asistieron al encuentro 60.635 espectadores en la ida de las semifinales de la Copa del Rey disputado en el Camp Nou.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios