www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EXPOSICIÓN EN CAIXAFORUM MADRID

Miró y su obsesión por el objeto: "Siento un asco profundo por la pintura"

CaixaForum Madrid expone del 10 de febrero al 22 de mayo un centenar de obras de Miró que permiten conocer cómo trabajó el artista con los objetos y qué función tuvieron en la configuración de su proceso creativo.



Joan Miró
clamó en su obra contra el discurso oficial de la pintura y se propuso destruir las convenciones culturales y sociales. Lo hizo junto a dadaístas y surrealistas, todos ellos artífices de trabajos cuya razón de ser fue, en buena medida, apelar al escándalo.

Como representante del arte semiabstracto, el artista fervientemente catalán ideó su propio vocabulario en el que combinó citas a lo primitivo, al simbolismo surrealista y a la técnica del collage introducida por los cubistas.

Precisamente la exploración de las posibilidades expresivas del collage por parte de Miró es objeto de una exposición en CaixaForum Madrid, donde han sido reunidas 109 obras entre pinturas, cerámicas y esculturas, además de una selección de objetos que fueron recopilados por el artista durante su vida, y que dan cuenta de su carácter observador.

Trabajar con el collage implicaba introducir objetos, telas o recortes de periódico en las pinturas, lo que se traducía en una ruptura con el concepto tradicional de pintura. La atracción “magnética” que decía sentir Miró por los objetos comenzó mediante la representación pictórica de utensilios cotidianos como un puchero, una botella o un tiesto.

"Siento un asco profundo por la pintura; solo me interesa el espíritu puro; y no utilizo los instrumentos usuales de los pintores - pinceles, lienzo, colores - si no es para ser preciso en los golpes que doy. No quiero recordar las reglas del arte pictórico, sino porque me son indispensables hoy día para exteriorizar lo que siento, lo mismo que la gramática es indispensable para expresarse" (Joan Miró)


A partir de ese momento, fue introduciendo poco a poco materiales a sus trabajos, primero limitándose a pedazos de papel para más adelante añadir recortes de revistas y fotografías, así como explorar una nueva forma de expresarse a través de alquitrán, arena o cuerdas.

Su interés por alcanzar lo que él llamó la “antipintura” lo condujo a reformular el concepto clásico de lienzo como se comprueba en la obra Cabeza, un óleo sobre tejido clavado sobre una caja de madera en la que se puede leer “vinos de prestigio”, o en un acrílico colindante sobre tela clavada encima de un papel grabado a una madera.

El colofón a esa etapa de cuestionamiento de la pintura como lenguaje llegó en la trayectoria de Miró en los años 60 y 70, cuando recorta y acuchilla sus lienzos o, incluso, los quema.

Su búsqueda de la materialidad le permitió ahondar en la cuestión mediante la escultura, disciplina muy representada en la exposición a través de piezas que, indudablemente, citan el primitivismo como fuente de inspiración para el artista.

Información sobre la exposición:

Lugar: CaixaForum Madrid

Fechas: del 10 de febrero al 22 de mayo

Horario: de lunes a domingo de 10:00 a 20:00 horas

Entrada: 4 euros

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.