www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PODEMOS E IU VETAN SU PRESENCIA EN LAS REUNIONES

Pedro Sánchez dejará a Albert Rivera compuesto y sin pacto

Elena G. Antón
x
elenagarciaelimparciales/12/5/12/24
jueves 17 de marzo de 2016, 10:45h
Pedro Sánchez renuncia al compromiso de llevar a cabo todas las negociaciones en conjunto con Ciudadanos y empieza los contactos sin Rivera, vetado por Izquierda Unida y Podemos. La formación naranja ha aceptado estos encuentros a la espera de ver el progreso para mantener su acuerdo o romper con los socialistas.

Aunque Pedro Sánchez intentó este miércoles calmar la previsible inquietud de su compañero de pacto, Albert Rivera, reuniéndose con él durante unos treinta minutos para asegurarle que nada había cambiado y que su acuerdo continúa siendo la base para cualquier otro acuerdo, lo cierto es que el matrimonio PSOE-C’s empieza a evidenciar los primeros síntomas de una posible –y cercana- separación.

Sánchez, que tras su fallida investidura dijo muy convencido que, a partir de ese momento, sus negociaciones serían siempre de la mano de Rivera, ya ha empezado a tener sus primeros escarceos al margen de esta unión a priori innegociable. Primero fue Puigdemont. Este jueves, Izquierda Unida, que ha vetado al de Ciudadanos. “Antes de Semana Santa”, Pablo Iglesias. Que tampoco quiere sentarse con la formación naranja. Y Sánchez, aceptando estos vetos, da muestra de la flexibilidad que viste ante su acuerdo de base. Que quizá tenga los días contados.

Desde Ciudadanos se muestran serenos, a la espera del desarrollo de los acontecimientos. No hacen aspavientos ante los deslices de Sánchez con esas reuniones a solas. Simplemente, no aceptarán que estos encuentros vayan a más. Desde la formación sostienen que, si tras el primer encuentro entre Sánchez e Iglesias, vienen más acercamientos, romperán con el socialista. A la reunión con IU, directamente, confiesan no darle ninguna importancia.

Alberto Garzón en este encuentro, intentará volver a hablar de la mesa a cuatro, y explorar cualquier posibilidad de construir un Gobierno desde la izquierda, que no puede incluir en ningún caso a Ciudadanos. "No le vemos sentido político hablar con Ciudadanos", ha llegado a asegurar el propio Garzón.

Pero uno de los cuatro participantes de la mesa, Compromís, se reunió de forma independiente este miércoles, aceptando la presencia de Ciudadanos. De hecho, el portavoz de la formación, Joan Baldoví, valoró positivamente el “cambio de actitud” que percibe en el partido de Rivera. No será el caso del equipo de Iglesias que, como el de IU, no se sentará con los naranjas.

Así las cosas, todo apunta a que Sánchez tendrá que elegir entre dos opciones: hacer a un lado a Ciudadanos y renunciar a aquel acuerdo del que tan orgullosos hablaron para convencer al resto de que lo secundasen, en pro de conseguir volver a poner en pie el Frente Popular; o mantener firme su adhesión a ese acuerdo y enfrentarse a la alta probabilidad de que, en ese caso, la situación se repita y no alcance ningún acuerdo factible para formar Gobierno. Y, por el desarrollo de los acontecimientos, parece que va ganando enteros la segunda opción.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(1)

+

1 comentarios