www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

VUELVEN LOS NAZIS

lunes 28 de marzo de 2016, 12:13h
A muchos se nos han erizado los vellos. La crecida de la extrema derecha en toda Europa, sobre todo en Francia y Alemania, ha hecho...

A muchos se nos han erizado los vellos. La crecida de la extrema derecha en toda Europa, sobre todo en Francia y Alemania, ha hecho sonar todas las alarmas. La corrupción cada vez más generalizada de los partidos ha incidido en un sector día a día más ancho de la opinión pública que contempla la política cada vez con más asco. La inmigración desordenada y creciente añade un factor racista especialmente preocupante. Los atentados yihadistas explosionan no solo en aeropuertos, trenes y metros, también en las conciencias extremistas. Vuelven los nazis, con todas las veladuras que se quieran, pero con la ideología que nos condujo a la dictadura, a la intransigencia y al desastre.

A los partidos políticos hay que regenerarlos, hay que democratizarlos, pero no destruirlos. Son imprescindibles en una democracia pluralista plena. Lo mismo se puede decir de los sindicatos. Ambos, partidos y sindicatos, se han convertido en una buena parte de Europa, y desde luego en España, en un gran negocio económico y en poderosas agencias de colocación para enchufar en cargos públicos a parientes, amiguetes y paniaguados. Pero, a pesar de eso, la crítica a los abusos de los partidos políticos hay que hacerla desde el convencimiento de su necesidad para que la democracia se mantenga.

En el primer tercio del siglo pasado se atacó sin límites a los partidos políticos y el resultado fue el nazismo en Alemania, el fascismo en Italia, el estalinismo en Rusia, el franquismo en España y el salazarismo en Portugal. Raymond Aron ya advirtió sobre la tentación totalitaria en las sociedades democráticas. Y en eso estamos. Se impone la serenidad, la moderación y la prudencia si queremos impedir que regresen los nazis.