www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

José Carlos Llop: Reyes de Alejandría

José Carlos Llop: Reyes de Alejandría

Alfaguara. Madrid, 2016. 184 páginas. 17,90 €. Libro electrónico: 9,99 €.

Por Paulo García Conde

No es la nostalgia un sentimiento que acostumbremos a elegir motu proprio como compañero de viaje, y sin embargo su presencia, cuando las páginas de un libro se abren, es una de las más notables. En las diferentes acepciones de este último adjetivo. En literatura, la nostalgia ha dado pie a pequeñas, medianas y grandes historias. Es más, en las entrañas de este arte hay un fuerte componente nostálgico. Escribir, a fin de cuentas, rara vez no es un ejercicio de añoranza.

José Carlos Llop ha dado forma a un sentimiento arraigado en su interior, enraizado de manera tan vigorosa que las palabras que ha puesto por escrito, esta vez en prosa, resuenan al lamento de quien echa demasiado en falta un pasado que, como suele ser habitual, ya nunca volverá. A modo de relato autobiográfico, Llop describe una época más que tratada y retratada en las letras españolas: la de la España de los últimos compases de la dictadura; la España que se sumergió en la Transición. Pero lo hace con su propia y particular visión, a través de sus vivencias personales e intransferibles. Habla de los años setenta, y posteriores, como quien solo puede evocar los hechos a través de recuerdos concretos. Las referencias musicales son en esta novela algo más que un símbolo; son información, decisiones, trozos de una vida ya vivida, soterrada. Al igual que los nombres de escritores, de los títulos de muchas de sus obras. Porque el autor de Reyes de Alejandría formó parte de una etapa, de un ambiente donde las referencias culturales no amedrentaban a la juventud.

El flujo de recuerdos comienza en un hotel parisino, en medio de ese entorno propicio para desatar una voz que araña de nostalgia la garganta. Sin embargo, todo lo que viene a continuación tiene que ver con Mallorca, tierra natal del autor, y Barcelona, ciudad donde tuvieron lugar buena parte de sus experiencias, y centro efervescente también de un cambio de actitud y de mentalidad general. “Cuando pienso en aquel tiempo, tengo la impresión de ser el radiotelegrafista de un carguero perdido en el océano, hablando frente al aparato de radio. Hablar a un vacío que nunca responde y nunca, lo sabes, ha de responder”. ¿Por qué escribir, entonces? Sabemos que no obtendremos respuesta sea cual sea la pregunta. O tal vez sí, y por eso las historias como ésta, pedazos de vida intensa, tienen más de una razón de ser. Quizá la propia respuesta sea plasmarlas por escrito, darles forma mediante una voz narrativa que, al igual que la de José Carlos Llop, pertenece a un poeta. Es la de esta novela una prosa de grandes reminiscencias líricas, que delatan a un autor que no solo quiere revivir su pasado, sino también convertirlo en algo más de lo que ha sido.

Reyes de Alejandría habla del miedo a no superar del todo lo que ya hemos dejado atrás. De la melancolía que suscita volver la mirada a un tiempo que se ha escurrido entre los demás tiempos, sin posibilidad de regreso, y también de la necesidad de curarse, sin llegar a reinventarse. O de entender quiénes somos teniendo tan presente quiénes hemos sido. Al igual que ciudades como Mallorca y Barcelona que, siguiendo la voz narrativa, estuvieron a punto de ser (y, haciendo caso a los hechos, puede que hayan sido) ciudades de libertad y vida. Recordar, a fin de cuentas, es también un ejercicio de aprendizaje. En el presente caso, de aprendizaje emocional en gran medida, pero también moral, y por supuesto vital. Y de este aprendizaje se desprenden una manera de vivir, un modo de mirar, que validan tanto la historia como su lectura.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.