www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

REUNIÓN RAJOY-PUIGDEMONT

Puigdemont va a Moncloa con "razonable escepticismo y prudente optimismo"

miércoles 20 de abril de 2016, 13:39h
El president celebra que no haya vetos en cuanto a los temas a tratar.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha avanzado este miércoles que acude a Moncloa para reunirse con el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, con "un razonable escepticismo" y una lista ampliada de los "agravios" de su predecesor, Artur Mas, para denunciar el "bloqueo institucional" por parte del Estado.

En la sesión de control en el Parlamento catalán, Puigdemont ha denunciado que la Generalitat ha sido "víctima de un bloqueo institucional permanente" por parte del Estado, aunque ha agradecido que la Moncloa no haya puesto "vetos" en los asuntos a tratar en el encuentro.

Puigdemont ha asegurado que acudirá esta tarde a Moncloa con "un razonable escepticismo, un prudente optimismo y una corrección institucional que siempre ha tenido este gobierno". El presidente catalán espera del Gobierno "que deje hacer", porque un ejecutivo central de "no dejar hacer" y en "absoluta parálisis" no beneficia, a su juicio, "ni a los ciudadanos catalanes ni a los españoles".

En este sentido, ha remarcado que la "política española debería tomar nota" de la "gestión de la enorme complejidad" que está haciendo la catalana pensando "primero en los ciudadanos y después en las mayorías parlamentarias".

En su intervención, el presidente del grupo del PPC, Xavier García Albiol, ha llamado a la "serenidad" y ha emplazado a Puigdemont a no desaprovechar "la gran oportunidad" para plantear demandas a Rajoy dentro "del ámbito competencial del Estatut" y que puedan ser "asumidas" por el jefe del Gobierno: "Abra la puerta esta tarde para que, tras estos cuatro años de bloqueo, por fin pueda entrar la luz", ha añadido.

Pero el presidente catalán ha replicado que es "difícil" aplicar "serenidad" cuando hay "amenazas" en forma de recursos del Gobierno al Tribunal Constitucional sobre leyes de "amplísima mayoría" parlamentaria en Cataluña, en un gesto que ha calificado de "desconsideración absoluta". Puigdemont ha señalado asimismo que sería de una ambición "escasa" si sólo planteara al jefe del Gobierno asuntos que pueda asumir y, además, esto "no haría justicia a las urgencias y necesidades que tiene planteadas" Cataluña.

Pero ha celebrado que no haya habido "ningún veto" desde Moncloa en la agenda de asuntos a tratar propuesta por la Generalitat, que ha avisado que serán "unos cuantos más" que los 23 puntos que le trasladó Artur Mas en 2014.

Por su parte, el líder del PSC, Miquel Iceta, ha lamentado que no haya podido hablar con Puigdemont de las estrategias antes de la reunión en Moncloa, pero le ha emplazado a "buscar acuerdos", no sin recordarle que no recibirá "respaldo alguno" en su hoja de ruta soberanista. "Usted debe haber hablado con Rajoy", ha ironizado en su réplica Puigdemont, que ha añadido que el guión de esta tarde en Moncloa tiene que ser "denso e intenso" y sobre cuatro ejes: el proceso soberanista, la "desjudicialización" de la relación política, la situación social, económica y financiera; y el cumplimiento del Estatut por parte del Estado.

Puigdemont no quiere "zanahoria" constitucional

Puigdemont se ha mostrado este miércoles dispuesto a defender una "consulta pactada" sobre la independencia de Cataluña, pero ha rechazado la "zanahoria" de una reforma constitucional para mejorar el encaje de Cataluña en España.

En la sesión de control al presidente de la Generalitat en el pleno del Parlament, Puigdemont ha denunciado que la respuesta del Gobierno central ante la "fuerza de la naturaleza" que han representado las masivas movilizaciones independentistas de las últimas Diadas ha sido "cero". "¿Hemos de continuar insistiendo ante aquellos que continúan sin hacer nada?", se ha preguntado Puigdemont, en la réplica al líder de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell.

Puigdemont ha advertido de que "la paciencia tampoco es infinita" y, en todo caso, "el pueblo de Cataluña ha decidido" que "esto de la zanahoria" de una eventual reforma constitucional, para la que habría que esperar porque aún no hay las mayorías suficientes, "se ha acabado".

El president ha cerrado así la puerta a suscribir la fórmula planteada por En Comú Podem, los aliados catalanes de Podemos, que consistiría en un referéndum sobre la independencia de Cataluña cuya solución pasaría en todo caso por una reforma de la Constitución para que los cambios que hubiese que hacer fuesen legales. "Eso de 'nos gustaría hacer una reforma constitucional pero no podemos porque aún no somos suficientes' se ha acabado, porque así lo ha decidido el pueblo de Cataluña", ha proclamado.

Puigdemont ha querido dejar claro a la izquierda alternativa que los independentistas son los que siempre han enarbolado la bandera del derecho a decidir: "Nosotros somos los del referéndum". Tras recordar que ya se ha pedido formalmente "16 veces" y que se puede pedir otra más, ha insistido en que "si vemos que tampoco es posible, ¿qué haremos?".

"Ya estamos en tiempos de hechos, ya ha pasado el tiempo del juego táctico, estamos en tiempo de decisiones. El Parlament y el Govern están comprometidos en tomar decisiones en la construcción de un Estado independiente", ha afirmado.

No obstante, ha asegurado que si para alcanzar ese objetivo hace falta una "consulta pactada", está "dispuesto" a aceptarlo, "pero debe de quedar claro para qué sirve y que, mientras no se pacte, el Govern continuará impulsando su hoja de ruta".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.