www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

juicio del ácido bórico

Mandos policiales niegan que Interior ordenara eliminar alusiones a ETA y 11-M

miércoles 11 de junio de 2008, 16:27h
Así lo han manifestado Santano y Mélida en el juicio que se sigue contra ellos y contra otros dos mandos policiales en la Audiencia Provincial de Madrid, donde las acusaciones populares, única parte acusadora en la causa, piden para ellos penas de entre 6 y 9 años de cárcel y de entre 6 y 18 de inhabilitación por presuntos delitos de falsedad documental y falso testimonio.

"No recibí ninguna orden ni instrucción de mis superiores. Y quienes me conocen saben que si doy órdenes es para acelerar una investigación y no para eliminar indicios", ha sostenido Santano. Ha explicado que, durante las vacaciones de Semana Santa de 2005, Mélida le comunicó por teléfono que había habido un "problema" con unos peritos que se negaban a modificar un informe pero que "el tema ya estaba resuelto" porque se lo había encargado al también procesado Francisco Ramírez, jefe de la sección de la Unidad de Análisis.

"Sólo me intereso cuando no está resuelto", ha dicho Santano, que ha añadido que hasta septiembre de 2006 no volvió a tener noticias de ese informe, fecha en la que, según ha manifestado, solicitó toda la documentación existente al respecto y elaboró una nota informativa que remitió a la Audiencia Nacional. Los peritos relacionaron ETA con el 11-M a partir del hallazgo de ácido bórico en el domicilio de uno de los condenados por los atentados y lo relacionaron con un piso franco de la banda terrorista en Salamanca en 2001 donde se encontró dicha sustancia y con la vivienda de un antisistema en Madrid en 1999.

Por su parte, Mélida ha relatado que esas observaciones no eran "lógicas" y ha considerado que los peritos estaban haciendo "juicios de valor, que escapan a lo que es el contenido de un informe pericial", por lo que las tachó y ordenó que se rehiciera el informe, lo que no aceptaron los expertos periciales. "Ni en esta ocasión ni en mis 29 años de profesión he recibido una orden de tipo político, que sería una orden manifiestamente injusta", ha apostillado Mélida, que ha señalado que su decisión no fue "discrecional" sino amparada en las normas del Cuerpo.

El jefe de la Unidad Central de Analítica y también acusado, José Andradas, ha explicado que "por iniciativa propia" y después de que "se empezara a hablar" en los medios de comunicación sobre el mencionado informe, solicitó a los tres peritos que "localizaran" todos los estudios que habían realizado sobre el 11-M. Fue entonces, en julio de 2006, cuando el perito Manuel Escribano le dio una minuta en la que, además de otros informes, figuraba el del ácido bórico, sobre el que los peritos sostenían que el original que ellos elaboraron y del que proporcionaron una fotocopia, se había modificado para eliminar sus referencias a ETA, ha señalado.

En la vista también ha testificado Escribano, que ha asegurado que cuando entregó su informe a Ramírez éste le dijo que "por orden de la superioridad" había que eliminar las referencias a ETA. "La palabra ETA era lo que estorbaba", ha aseverado el perito, que ha añadido que él hizo esas observaciones porque consideró "excepcional" el hecho de que el ácido bórico hubiera aparecido en otros "dos hechos terroristas anteriores" y pensó que era "imprescindible" para la investigación policial y judicial. "Estoy plenamente convencido de que habría cometido un delito si hubiera ocultado estos dos antecedentes", ha insistido para después manifestar que cuando se negó a eliminar esas alusiones, Ramírez le dijo que no haría nunca más asuntos de terrorismo.

El juicio continuará mañana con la declaración de los otros peritos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios