www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ORIENT EXPRESS

El año que viene en Jerusalén

domingo 24 de abril de 2016, 20:14h
El viernes pasado fue el primer día de la fiesta de Pésaj, la Pascua judía, que dura siete días en Israel y ocho en la Diáspora. En ella, se conmemora la liberación del pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto y su marcha de cuarenta años por el desierto. Es un tiempo de memoria y encuentro de las familias.

También es un tiempo cargado de significado histórico.

El 19 de abril de 1943, en la fiesta de Pésaj de aquel año, los nazis pensaban liquidar los restos del gueto de Varsovia. Aquel día los judíos se alzaron contra los nazis y durante varias semanas libraron un combate desigual. Mordechai Anielewicz y otros líderes de la resistencia judía lucharon al frente de unos mil resistentes contra más de dos mil soldados alemanes incluidos 821 miembros de la Waffen SS. El gueto finalmente cayó, pero este acto de heroísmo inspiró y sigue inspirando a millones de judíos en todo el mundo y conmoviendo a quienes piensan en el significado de aquel combate. No, los judíos no fueron como ovejas al matadero de Auschwitz. Allí donde pudieron pelear, pelearon. En los ejércitos donde se pudieron enrolar -en primer lugar, en el polaco- se batieron codo a codo con los gentiles de toda Europa. Hubo judíos en todos los ejércitos que se enfrentaron a los nazis, desde las fuerzas soviéticas hasta las unidades partisanas de Yugoslavia.

Esta misma memoria de la resistencia inspiró a quienes establecieron su hogar en Israel, la tierra del pueblo judío. En la fiesta de Pésaj, se formula el voto de celebrar la Pascua del año que viene en Jerusalén. En esta fórmula que se pronuncia al final de la Hagadá, se resume la aspiración de siglos de exilio y diáspora. El año que viene en Jerusalén. Estas palabras se han pronunciado en las aldeas miserables del imperio de los Zares, donde los judíos vivían en medio de la pobreza esperando la llegada del Mesías. La escucharon los muros de las prisiones y las alambradas de los campos. Este deseo sobrevivió a los pogroms y los boicots, a los trenes y a los guetos, a las cámaras de gas de Auschwitz y las fosas comunes de Babi Yar.

Este voto también sobrevivirá al terrorismo que de nuevo azota a Israel.

Ya ha ocurrido antes. En la Pascua del año 2002, un terrorista suicida de Hamás se hizo estallar en el hotel Par de Netanya durante la cena y celebración de la noche (el séder). Asesinó a treinta personas e hirió a 140. Algunas de las víctimas eran supervivientes del Holocausto. Este asesino mató e hirió, pero ni él ni los que lo precedieron o siguieron su ejemplo han logrado el objetivo declarado de Hamás: la destrucción de Israel.

Ahora, en estos días, Israel afronta de nuevo una ofensiva terrorista que comenzó con cuchillos y ha pasado a las bombas. Hace apenas una semana un terrorista suicida voló un autobús en Jerusalén y mató a 19 personas. Veamos los atentados cometidos durante 2016 según datos oficiales de la embajada de Israel en España. En marzo de 2016 hubo 19 apuñalamientos o intentos de apuñalamiento, 7 ataques con disparos, 3 atropellos, 163 ataques con lanzamientos de piedras y 35 con bombas incendiarias. En febrero fueron 28 apuñalamientos o intentos de apuñalamiento, 11 con disparos, 1 atropello, 8 ataques con lanzamientos de piedras y 56 con bombas incendiarias. En enero se registraron 28 apuñalamientos o intentos de apuñalamiento, 15 con disparos, 3 atropellos, 274 ataques con lanzamientos de piedras y 61 con bombas incendiarias. Hay más datos relativos a 2015.

Los terroristas no triunfarán allí donde los nazis fracasaron. Al igual que Hitler, los yihadistas de Hamás, Hizbolá, la Yihad Islámica y las demás organizaciones terroristas pretenden la destrucción del pueblo judío. No se engañen cuando les digan que solo quieren aniquilar Israel. No hay diferencia. Lo recordó el gran escritor argentino Marcelo Birmajer, cuyo hermano fue apuñalado en diciembre de 2015: “Lo mató Amán, lo mató el Faraón. Pero sobre todo lo mataron los nazis, son los nazis, los que quieren extinguir al pueblo judío. No hay ningún conflicto territorial, no tienen ningún problema político. No hay nada que hayamos hecho mal en la Tierra de Israel, creamos el mejor país del mundo, Israel es el mejor país del mundo, el más humano, el más culto, el más liberal, el más respetuoso de sus minorías, es lo mejor que le pasó al siglo XX, es el país donde más paz debería haber en el mundo. Los palestinos que mataron a mi hermano, son exactamente los hitlerianos que mataron a la familia de mi abuelo, no hay ninguna diferencia. Es una guerra de los idólatras contra el pueblo de Israel.”

Los terroristas -esos mismos que impiden cualquier atisbo de verdadera libertad en Gaza- no lograrán su objetivo, pero seguirán sembrando dolor y muerte. Será imposible resolver el conflicto entre israelíes y palestinos mientras los asesinos gocen del favor y las simpatías de parte del mundo islámico y de tantos antisemitas europeos que pretenden disfrazar sus odios de siempre con el nuevo ropaje del antisionismo. Será imposible mientras algunos prefieran hacer llamamientos al boicot que a la paz. Será imposible avanzar mientras algunos hagan de alentar el odio a Israel una profesión.

Creo que estos terroristas no representan a todos los palestinos. En el mundo islámico se los ha utilizado conforme a la agenda política de reyes del Golfo y ayatollahs de Teherán y Qom. Espero que algún día también ellos se liberen de fanáticos islamistas, de caudillos yihadistas, de iluminados que envían a niños con cinturones explosivos. Espero que algún día también ellos se liberen de una educación basada en el odio y de la propaganda que lo alimenta. Tal vez Golda Meir tenía razón cuando afirmó que “la paz llegará, cuando los árabes amen a sus hijos más de lo que nos odian a nosotros”.

La fiesta de Pésaj permite volver la vista atrás y comprender dónde estamos precisamente porque sabemos de dónde venimos. No puedo describir cuánto me gustaría poder exclamar que el año que viene celebraremos la Pascua en Jerusalén y que será un tiempo de paz.

No pierdo la esperanza.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • El año que viene en Jerusalén

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    2843 | Itzjak Benabraham - 25/04/2016 @ 17:13:30 (GMT+1)
    Gracias y Jag Sameag Pesaj.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.