www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CAYETANA: LA FLECHA EN LA DIANA

jueves 28 de abril de 2016, 12:00h
Cayetana Álvarez de Toledo está reconocida como una extraordinaria periodista. Sus artículos, de gran belleza literaria, de notable...

Cayetana Álvarez de Toledo está reconocida como una extraordinaria periodista. Sus artículos, de gran belleza literaria, de notable sagacidad en el análisis, son flechas disparadas sobre el centro de la diana política.

“La democracia -escribe en El Mundo- concebida como un funcionariado explica buena parte de las tribulaciones presentes. Las élites no han entendido que la democracia ha de defenderse y que esa defensa exige asumir un riesgo moral, social y económico”. Y añade: “No hay un problema catalán o vasco. Hay un problema español”.

Según Cayetana Álvarez de Toledo, “unas élites excelentes permitieron construir la Transición”. Lo que se necesita ahora son élites comparables a las de entonces, “dispuestas a plantar cara a la demagogia de emoticono”. Lo que caracteriza a la clase política española, hoy, no es la corrupción, siendo esta devastadora, sino la mediocridad.

Cayetana Álvarez de Toledo, que es la mujer más inteligente de la que dispone el Partido Popular y tal vez por eso los pepepijos mediocres la han relegado, no tiene razón al referirse a la reforma constitucional. Si no hubiera ocurrido todo lo que ha ocurrido seguramente no sería necesario abordar esa reforma, pero ante la situación territorial, ante el divorcio de las nuevas generaciones, o hacemos ordenadamente la reforma constitucional desde dentro del sistema o nos la harán revolucionariamente desde fuera. Mariano Rajoy se equivocó al no impulsar esa reforma tras la abdicación de Juan Carlos I y la proclamación de Felipe VI, con el voto favorable del 86% del Congreso y del 90% del Senado, última manifestación, tal vez, del espíritu de la Transición.

También se equivocó Rajoy, por cierto, al no aprobar la reforma de la ley electoral, no al gusto de la extrema izquierda sino a doble vuelta como en Francia. Hay no existiría el chantaje que sobre el PP y el PSOE ejercen Podemos y Ciudadanos.