www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

1 DE MAYO: NI SIQUIERA ACUDIERON LOS LIBERADOS

lunes 02 de mayo de 2016, 11:33h
Antes, CCOO y UGT multiplicaban el número real de manifestantes...

Antes, CCOO y UGT multiplicaban el número real de manifestantes en Madrid el 1 de mayo al menos por diez y comunicaban la manipulación a los periódicos y a las agencias de noticias. Este año ni siquiera se han atrevido a aportar cifras. El fracaso sindical ha resultado alarmante. Cada vez es mayor el divorcio entre los trabajadores y unos sindicatos que se han convertido en negocios y agencias de colocación. El inolvidado Marcelino Camacho se entristecería ante el panorama sindical. También Nicolás Redondo, que todavía vive. También los que construyeron la Transición desde la dictadura a la democracia porque unas centrales sindicales robustas son imprescindibles en un sistema democrático pleno.

A la manifestación del domingo en Madrid solo acudieron los liberados. Y ni siquiera todos los liberados. Muchos se escaquearon para aprovechar al puente. Los liberados, es decir, los trabajadores que no trabajan para atender las conveniencias sindicales pero que son pagados por las empresas privadas o públicas, han multiplicado su número hasta la náusea. Salvo excepciones, no solo no dan un palo al agua sino que incluso muchos de ellos disculpan su ausencia de las manifestaciones sindicales. Un despropósito. Y ahí está el resultado: solo unos centenares de liberados y liberadas se pasearon bajo el sol de Madrid este 1 de mayo, blandiendo, eso sí, banderas y tocando tambores y trompetas. La manifestación, en fin, cada año menos espontánea y cada año más escuálida.

La regeneración de los sindicados y sus democratización interna pasa por la renuncia a las subvenciones del Gobierno y por apoyar una ley que diga: “Ningún partido político, ningún sindicato, podrá gastar un euro más de lo que ingrese a través de las cuotas pagadas voluntariamente por los afiliados”.