www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAFAEL NADAL, ABANDERADO

sábado 07 de mayo de 2016, 17:37h
Es el mejor deportista español de todos los tiempos, por delante de Miguel Induráin, Manuel Santana...

Las redes sociales se hicieron eco del artículo de Luis María Anson, publicado en el diario El Mundo y que se reproduce a continuación.

“Es el mejor deportista español de todos los tiempos, por delante de Miguel Induráin, Manuel Santana, Pau Gasol, Severiano Ballesteros, Fermín Cacho, Ricardo Zamora, Iker Casillas, Andrés Iniesta, Telmo Zarra, Piru Gaínza, Raúl, Federico Martín Bahamontes, Pedro Carrasco, Paulino Uzcudun. Marc Márquez, Jorge Lorenzo, Fernando Alonso, Arancha Sánchez Vicario, Conchita Martínez… El tenis es uno de los deportes más universales. La selección de los tenistas se hace en 200 países, pues pistas para jugar existen hasta en los pueblos más pequeños. Al margen del atletismo, la prueba deportiva individual más difícil de ganar es Wimbledon y luego Roland Garros. Rafael Nadal se ha alzado con los máximos trofeos del tenis mundial y ha superado a todos los deportistas españoles. Y no solo en saber ganar, también en saber perder, también en sencillez, en generosidad, en sentido común, en buena educación, en solidaridad con los desfavorecidos, en simpatía personal, en amor a España sin aspavientos. Los que han tratado personalmente a Rafael Nadal destacan en él su ausencia de presunción y su calidad humana. Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Pekín, Rafael Nadal será el abanderado de los deportistas españoles en Brasil. Un acierto indiscutible y sorprendentemente indiscutido en esta España de cantamañanas en la que todo se pone en solfa.

El 6 de diciembre del año 2004, publiqué en el diario La Razón, que fundé unos años antes, un artículo en el que afirmaba: “Entre tantos y tantos tenistas españoles, ciertamente extraordinarios, quiero decir que solo he visto a uno comparable a Santana. Se llama Rafael Nadal y acaba de ganar la Copa Davis, junto a Ferrero, Robredo y un gran Moyá. No sé si mantendrá ese juego fulgurante y conseguirá vencer en los torneos del gran slam. Santana jugaba de otra manera, con menos potencia y más versatilidad, pero Nadal no le va a la zaga en calidad de juego, en instinto matador, en genio de campeón. Puede ser solo una estrella fugaz. Pero es una estrella y ojalá se consolide en el firmamento de este deporte galáctico que es el tenis”.

Hasta aquí lo que publiqué hace doce años sobre el hombre que ha vencido hasta ahora en 14 slam y que es Premio Príncipe de Asturias del Deporte. Sería yo injusto si no me refiriera en este artículo a Manuel Santana, el hombre clave en la historia del tenis español. Él es el que hizo grande este deporte en España. Le vi recoger bolas en el Tenis Velázquez, ya desaparecido, y también esgrimir su primera raqueta, jugando como un tigre en el frontón de aquel club. Hice de árbitro de silla en algunos de los partidos que le condujeron al estrellato en España. Le admiré personalmente por su inteligencia y su bondad. Fue un jugador inconmensurable que ganó todos los gran slam salvo Australia, adonde no pudo acudir por falta de recursos económicos. Más tarde venció al mejor tenista de todos los tiempos, Rod Laver, y también a Roy Emerson. En igualdad de condiciones de edad, entrenamiento, raqueta y circunstancias, tengo para mí que de diez partidos, Manolo Santana hubiera ganado seis a Rafael Nadal. Y no soy solo yo el que piensa eso entre los aficionados que hemos tenido la suerte de ver jugar en plena forma a los dos nombres grandes del tenis español”.