www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CON 55 VOTOS FRENTE A 22 EN UNA SESIÓN DE MÁS DE 20 HORAS

Rousseff, apartada del poder por corrupción

Rousseff, apartada del poder por corrupción
Ampliar
jueves 12 de mayo de 2016, 11:46h
El Senado de Brasil aprobó este jueves someter a un juicio político a la mandataria Dilma Rousseff y la apartó del cargo por un periodo de hasta 180 días, tiempo máximo para que concluya el proceso y en el que será sustituida por su vicepresidente, Michel Temer.
Después de 20 horas y media, el Senado brasileño, reunido en sesión extraordinaria desde este miércoles, ha decidido dar luz verde al procedimiento de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff, acusada de desvío de fondos públicos y blanqueo de capitales en el marco de la macrotrama de corrupción en torno a la empresa estatal Petrobras.

Hasta 55 senadores de los 81 que componen la Cámara Alta han optado por llevar a juicio político a la jefa del Ejecutivo, sobrepasando con holgura la mitad más uno (41) que contemplaba la normativa brasileña, que requería de la mayoría simple en la votación para que Rousseff, ahora suspendida de sus funciones de manera temporal, tenga que rendir cuentas por su gestión. Otros 22 senadores respaldaron a Rousseff y cuatro se ausentaron de la votación.

El proceso contra Rousseff llegó este miércoles a la Cámara Alta después de que el pasado 17 de abril el Congreso brasileño aprobara continuar con el impeachment gracias al voto de 367 de sus 513 diputados, alcanzando así los dos tercios requeridos para ello.

Hasta última hora, e incluso con la sesión extraordinaria ya en marcha, distintas instancias del propio Gobierno y del Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenecen tanto Rousseff como Lula da Silva, también salpicado por el caso de Petrobras, han intentado paralizar la votación, y por tanto el impeachment, alegando “vicios procesales”. Sin embargo, tanto el Senado como el Tribunal Supremo del país no han atendido a las peticiones del PT y han permitido que el procedimiento estipulado continuara.

Ya antes de que se produjera la confirmación oficial de que el impeachment salía adelante, distintas fuentes apuntaban a que la presidenta Rousseff habría recogido sus enseres personales de la sede del Gobierno, en el Palacio de Planalto, adelantándose así a lo que se antojaba como inevitable, si bien todo parece indicar que pasará estos seis meses atrincherada en la residencia presidencial de la Alvorada.

A partir de ahora, la presidenta queda suspendida cautelarmente durante un periodo de 180 días, durante los que se someterá a un impeachment supervisado por el presidente del Tribunal Supremo, Ricardo Lewandowski.

El máximo cargo del Gobierno recae durante este plazo en el vicepresidente y hasta hace poco aliado de Rousseff Michel Temer, que también está siendo investigado por corrupción, así como el 60 por ciento de los senadores de la Cámara Alta, y que ya ha anunciado que nombrará sus propios ministros para conformar un nuevo Gabinete provisional.

El nombramiento más rutilante del nuevo Gabinete será Henrique Meirelles, que fue presidente del Banco Central con el Gobierno de Lula y que ahora tiene el desafío de recuperar la economía del gigante latinoamericano, donde apenas el 14 por ciento de la ciudadanía ven con optimismo el futuro del país.

Pasados estos seis meses de impeachment, el Senado votará si destituye o no a Rousseff, para lo que se necesitarán dos tercios de los votos senatoriales (54), una marca que se habría superado este jueves. En caso de que también salga adelante esta consulta, la actual presidenta será apartada definitivamente de la Presidencia brasileña y Temer asumirá el cargo hasta los comicios previstos en 2019. De lo contrario, Rousseff será reestablecida en el cargo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios