www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ARTURO MAS ES EL PROBLEMA

viernes 13 de mayo de 2016, 13:45h
En un espléndido artículo publicado en ABC, Salvador Sostres recoge la opinión...

En un espléndido artículo publicado en ABC, Salvador Sostres recoge la opinión de un líder de CDC: “Convergencia funcionaba perfectamente hasta que llegó Mas; él es el problema”. No resulta fácil calcular el daño que Arturo Mas ha hecho a Cataluña. Por pura ambición personal, ha escindido en dos a la sociedad catalana y ha descuartizado el partido-alianza Convergencia y Unión. Duran Lleida, una de las mejores cabezas de la política española, se escindió de CiU para evitar la insufrible política de Arturo Mas. Ahora lo que queda del partido que gobernó Cataluña durante casi todos los años de la democracia corre el riesgo de despedazarse aún más por las intrigas de don Arturo. Convergencia podría perder puestos y situarse como quinta fuerza en Cataluña.

Arturo Mas no pudo sacarle a Mariano Rajoy el dinero que pretendía en el año 2012. Deslumbrado por el éxito de la Diada convocó elecciones anticipadas porque pensó que se instalaría en los 80 diputados y eso le permitiría negociar en Madrid con más fuerza. Retrocedió hasta los 50 y, en lugar de reconocer el fracaso y retirarse a su casa, pactó con ERC para conservar su poltrona en la Generalidad. De ahí nació todo. Se convirtió en marioneta de Oriol Junqueras y se lanzó a la aventura secesionista con el fervor del converso. Al final, como había profetizado Duran Lleida, el pobre Arturo Mas fue engullido por los soberanistas que le sacrificaron sin remordimientos. El pobre polichinela trata ahora de encabezar una alianza independentista pero no le hacen caso. Incluso tiene ya fricciones de importancia con Puigdemont.

Sic transit. Resultan patéticos los movimientos de Arturo Mas para retornar a la primera línea política. Pocos hombres han hecho tanto daño a España y también a Cataluña como el que fue títere durante varios años de Oriol Junqueras. Lo mejor que podría hacer es retirarse definitivamente y dedicarse a meditar en su fracaso.