www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

La presunción de inocencia no existe

La Guerra Civil y la lucha por la supervivencia posterior inundaron España de analfabetos. Las prioridades eran otras... Afortunadamente, no saber leer ni escribir dejó de ser un problema. La contrariedad ahora es el analfabetismo funcional, que, dicho de forma muy resumida, es la incapacidad de una persona para utilizar su capacidad de lectura, entre otras aptitudes, de forma eficiente, es decir, para entender lo que acaba de leer.

Viene a cuento esto que digo porque uno de los problemas que tenemos en este país es que nos gusta emitir juicios en caliente sin pararnos muchas veces a pensar qué es exactamente lo que nos están diciendo y cuáles son las consecuencias de eso que está pasando.

Esta semana, tras levantar el juez parte del secreto del sumario del caso Púnica y, concretamente, de lo que fue la declaración del empresario Marjaliza en la trama, hemos conocido detalles de una red que presuntamente –siempre presuntamente– cobraba comisiones a cambo de la recalificación de terrenos en municipios de la Comunidad de Madrid.

Todos sabemos lo atractivo que resulta ver a un ‘arrepentido’ volcar gran parte de la culpa a unos terceros que nos gustaría fueran condenados mañana mismo. Pero no nos paramos a pensar en el daño que hace ofrecer una información casi con categoría de verdad absoluta a la que siempre habrá quien dé una credibilidad total sin pensar que el que la ofrece es parte interesada y debería demostrar todo lo que dice.

Y digo yo: ¿Creen ustedes que todo el mundo habrá sabido entender la declaración de Marjaliza como el testimonio de una parte interesada que, además, no ha presentado ninguna prueba de lo que dice o muchos habrán juzgado y condenado ya a todos los mentados? ¿Es de fiar un hombre que ha pactado con la Fiscalía que se reduzca su pena a cambio de poner el punto de mira en otros tantos? ¿Qué credibilidad tiene un arrepentido que se sabe va a tener beneficios con su acusación?

Sé que ahora mismo, muchos de ustedes pueden estar pensando que el interesado soy yo y que alguno de los implicados en la trama Púnica es amigo mío o tiene mis simpatías. Vaya por delante que nada de eso y que, aunque no era necesaria esta explicación porque muchos volverán a pensar aquello de excusatio non petita, accusatio manifesta, he sentido la necesidad de explicarme porque en este país uno es culpable diga lo que diga.

Que Marjaliza haya echado toda la mierda que ha podido sobre algunos parlamentarios y alcaldes del PP y del PSOE es legítimo dado que está actuando en legítima defensa. Ahora todo depende del juez, de lo que quiera hacer y de la credibilidad que dé a una declaración no basada en pruebas. Es de esperar que sí haya podido dar pistas y que el trabajo y la investigación contrastada de la Policía lleven a los chorizos a la cárcel.

Pero lo dicho, será el juez el que dicte sentencia aunque la opinión pública, escuchado lo dicho en los programas de radio por tertulianos y oyentes, lo visto en los programas de televisión y lo leído en las redes sociales y en los comentarios de las noticias, ya les haya juzgado a todos.

Es difícil regular aquí una libertad de información que defiendo como profesional de esto, pero quizá los jueces deberían vigilar la filtración de pruebas como la declaración de este empresario madrileño implicado presuntamente en una trama corrupta para que los medios, después, las publiquen como una verdad comprobada porque siempre habrá quien lo dé todo por válido.

La presunción de inocencia hace tiempo que dejó de existir en España. En cuanto una persona sale una vez en televisión o es nombrada en una declaración, ya es culpable para la calle. Y esto no es así.

Para terminar y cambiando de tercio, un analfabeto funcional no sabe seguir unas instrucciones escritas o leer un artículo en un periódico. Y yo debo de ser un analfabeto funcional en grado máximo porque sigo sin entender, y mira que lo intentan desde el independentismo vasco y catalán, que se dé rango de autoridad, incluso moral, a un terrorista por mucho que haya pagado con la cárcel sus delitos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.