www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FERIA DE SAN ISIDRO

En la búsqueda imposible del "vellosino" de oro

Álvaro Ignacio Muñoz Cardona
miércoles 25 de mayo de 2016, 21:40h
En la búsqueda imposible del 'vellosino' de oro
La corrida de El Vellosino, sustituta de otra de Jandilla, da al traste con uno de los carteles más rematados de la feria. La sosería dejó sin calado las faenas de los tres toreros. Varios toros fueron protestados.

PLAZA DE TOROS DE LAS VENTAS

TOROS

5 toros de EL VELLOSINO y otro de Domingo Hernández (6º) como sobrero, origen Domecq.

TOREROS:

EL JULI (Grana y oro): Media estocada y descabello –Silencio-. Pinchazo y estocada –Ovación-.

PERERA (Celeste y oro): Estocada – Silencio-. Pinchazo y estocada –Silencio-.

LOPEZ SIMON (Esperanza y oro): Pinchazo y estocada –Ovación-. Estocada –Silencio-

INCIDENCIAS:

Feria de San Isidro. Tarde calurosa. Casi lleno.

Para empezar sonaron palmas de protesta para recibir a las cuadrillas. El Juli dio verónicas insulsas como el pasar del toro. Le hizo un quite tras un puyazo intrascendente y lo dejó colocado para el siguiente con una tijerilla. Perera lo intento por chicuelinas y revolera. En banderillas nada. Brindis a SM. La muleta de Julián fue tan mandona como siempre pero el toro se fue en cuanto pudo a las tablas y cada vez que caía o doblaba las manos los pitos aparecían. Al natural distancia, suavidad y mimo en las manos de Julián. Por la derecha una tanda lenta rematada con un natural largo y uno de pecho. Faltaba brío en las embestidas y ya sabemos que es condición principal.

Perera sorteó un toro muy protestado por su presentación. El torero extremeño no se lució con el capote ya que el toro era pegajoso y si se iba del percal era para salir suelto. A la salida del caballo el vellosino perdió las manos y encendió las protestas de nuevo. López Simón quitó por verónicas. En banderillas el toro “arreó” a Curro Javier (gran torero). La faena de muleta, tras el brindis a SM, comenzó con muletazos por alto para sacarse el toro a las afueras. Después trazó el derechazo en tandas en las que no agobió al toro, soso, y aunque el muletazo era técnicamente completo, cargando la suerte, enseñando la muleta por delante y rematando detrás de la cadera, el pasar bobalicón del toro impedía que “la cosa” trascendiera. Por la izquierda más de lo mismo hasta que el toro huyó.

El tercero correspondía a López Simón y salió muy suelto del capote del madrileño. Ya en los medios le dio tres verónicas y una media muy aplaudidas. En varas tomó una sin emplearse y la segunda vez salió huyendo para acabar con un picotazo. Quite del Juli a la verónica. En banderillas el toro demostró buen tranco. Tomó la muleta López Simón y tras otro brindis a SM comenzó la faena doblándose con el toro, lo que hizo que éste doblara las manos. Luego una tanda de derechazos a media altura y otra posterior en la que los muletazos tuvieron ritmo, temple y ligazón. El torero daba tiempo entre tanda y tanda y así conseguía que las embestidas fueran más vitales, más briosas y de esa forma llegar a los espectadores. Al natural el viaje del toro era más corto y de peor clase pero consiguió tres muletazos ligados que también llegaron al tendido. A partir de ahí volvió a la derecha y consiguió otra tanda ligada y con el remate con uno de pecho con empaque. Manoletinas ceñidas para acabar. Aviso.

Volvió El Juli a por el cuarto, huidizo y soso, dejó en nada el saludo del torero. En varas el toro empujó con la cara abajo en el primer puyazo y se trató de escabullir en el segundo, salió suelto tanto del peto como de las telas, corretón en banderilla. Con la muleta se fue Julián a los medios para torear por derechazos un tanto despegados aunque de trazo templado y suave para tratar de cuidar y darle duración al vellosino. Le bajó las manos y el toro comenzó a buscar la huida. Al natural pasaba igual, quietud en los pies del torero, mando en la muleta y largura en las muñecas, pero en cuanto se le obligaba al toro, este perdía las manos. Arrancó una buena tanda de naturales como también lo había conseguido con la derecha. Sobrado el torero para tan poco toro al que sacó lo que apenas tenía.

El quinto era para Perera y pudo adornarse con una larga enroscada tras sujetarlo con el capote. En varas casi ni se le señaló y buenos los pares de Javier Ambel. Con la muleta directo al derechazo con temple y sin obligar la embestida. Mimó al toro dándole pausa, pero la sosería era tal que ….. Con la izquierda el transitar del toro era aún peor.

El sexto, sobrero, permitió estirarse a Simón con el capote. En el caballo un trámite y en banderillas galopó. Brindis al público y doblones para poder al toro. La primera serie arrancó las primeras palmas. El trasteo tenía calado al final de cada serie, con tandas ligadas y sin moverse del sitio. Al natural técnicamente bien, pero no se llegaba al respetable.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios