www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DOS EXPRESIDENTES SOCIALISTAS PROCESADOS; EL PARO DESCIENDE EN 119.768 PERSONAS

jueves 02 de junio de 2016, 12:07h
Así le ponían las carambolas a Fernando VII en el juego del billar. Mariano Rajoy se frotaba esta...

Así le ponían las carambolas a Fernando VII en el juego del billar. Mariano Rajoy se frotaba esta mañana las manos con gran regocijo. La Justicia ha procesado por prevaricación de dinero destinado a los trabajadores, a dos expresidentes socialistas de la Junta de Andalucía y del PSOE. A la vez se abría en contundentes titulares la cifra de 119.768 parados menos en el mes de mayo, a lo que hay que sumar las 198.004 personas en que ha crecido la Seguridad Social.

Y todo ello, a tres semanas de las elecciones generales del día 26. A Pedro Sánchez le pintan bastos. Podemos le puede llevar al tercer puesto entre los partidos nacionales y en el debate a cuatro el argumento de la corrupción del Partido Popular se le ha aguado. La conmoción en Ferraz es de campeonato y se especula abiertamente sobre quién sustituirá a Sánchez tras la anunciada catástrofe del 26-J.

En el año 2012 y 2013, los dirigentes de CCOO y de UGT reiteraron hasta la saciedad que el desempleo crecería de forma inevitable a causa de las medidas laborales impuestas por Mariano Rajoy. Se han equivocado de medio a medio y no saben dónde ocultar su vergüenza. Aún más, según José Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos, el 50% del paro se podía achacar a las desmedidas exigencias sindicalistas que preferían el cierre de una empresa a que permaneciera abierta con un 25% de empleados menos, amén de otras imposiciones insostenibles en situación de crisis generalizada.

Las cifras son muy tozudas y se imponen sobre los agoreros, los voluntaristas y los manipuladores. El paro sigue siendo una tragedia aunque haya bajado de los cuatro millones. No solo no se pueden echar las campanas al vuelo sino que es necesario continuar tomando las medidas necesarias para reducirlo al menos a la media de la Unión Europea.